El alcalde de Lleida, el socialista Àngel Ros, ha pedido este viernes disculpas a la ciudadanía "por el espectáculo de esta semana".

Con este término se ha referido Ros a la entrada el miércoles en el consistorio de funcionarios de la Fiscalía Anticorrupción pidiendo sueldos de la corporación desde 2009 y expedientes de concesiones, y también de funcionarios de la Oficina Antifraude de Catalunya para averiguar si ha sufrido espionaje en sus ordenadores y teléfonos la exconcejala de Urbanismo Marta Capms.

"Yo lamento y pido disculpas por el espectáculo que han tenido en los últimos días, pero entiendo que el crédito que tenemos y el que tendremos hasta las elecciones municipales compensará la conmoción de esta semana que hemos sufrido", ha asegurado.

Según ha explicado, será el lunes cuando los funcionarios del consistorio acaben de entregar a la Fiscalía Anticorrupción la información sobre las nóminas y dietas de la corporación desde 2009.

Ros ha hecho estas declaraciones en la sede del PSC, donde ha anunciado también su intención de convocar la próxima semana a los alcaldables de los partidos de la oposición del Ayuntamiento (PP y CiU), así como a los de los partidos que ya han designado candidato (ERC e ICV).

El alcalde ha participado en la presentación de la nueva gestora que dirigirá el PSC de la ciudad de Lleida tras el cese de Marta Camps como primera secretaria en una rueda de prensa en la que, además de la presidenta de este órgano, Teresa Cunillera, ha participado el secretario de acción territorial de la comisión ejecutiva nacional del PSC, Joaquín Fernández.

Este viernes se ha constituido la gestora, de la que además de Cunillera forman parte el jefe de gabinete de Ros, José Crespín —también yerno del alcalde—, la concejala Sara Mestres, el director de la Empresa Municipal de Urbanismo, Guillermo Hervera, y otros tres miembros de la anterior ejecutivo local: Carmina Pardo, Judit Alcalà y Joan Antoni Boldú.

Consulta aquí más noticias de Lleida.