La Policía Foral imputó durante el mes de febrero a 40 personas por delitos contra la seguridad vial, de los que 21 circulaban superando la tasa de alcohol permitida o con síntomas y 16 sin permiso o con pérdida de los puntos, 1 conducía bajo la influencia de drogas, 1 se negó a realizar la prueba de alcoholemia y 1 fue imputado por conducción temeraria.

En concreto, 8 de los imputados superaron la tasa de alcohol, 8 la triplicaban, 3 la cuadruplicaban y 1 camionero multiplicaba por seis el límite legal. Además, otro imputado presentaba síntomas de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Doce conductores habían perdido los puntos, 3 circulaban sin haber obtenido nunca el permiso y 1 más había perdido la vigencia de su carné por decisión judicial. Finalmente, 1 persona se negó a realizar las pruebas legalmente establecidas, 1 conducía bajo la influencia de drogas y otra realizaba una conducción temeraria, ha informado el Gobierno foral en una nota.

Imputado un ciudadano francés por circular sin permiso

El pasado día 8 de febrero una patrulla de Policía Foral de la Comisaría de Elizondo que se encontraba realizando labores de seguridad en las proximidades de un local de ocio del valle de Baztan observó un vehículo que realizaba maniobras de derrape con una persona subida en el capó del mismo. Procedieron a interceptar al vehículo e identificaron al conductor, un ciudadano francés de 20 años, que presentaba síntomas de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Comprobados sus datos se constató que no poseía permiso de conducción y sometido a la prueba de detección de alcohol arrojó un resultado en el límite de delito.

Fue imputado por un delito contra la seguridad vial por conducir careciendo de permiso y denunciado administrativamente por superar las tasas de alcohol permitidas. Además su vehículo fue inmovilizado.

Cuadruplicar la tasa de alcohol

El pasado día 13 de febrero una patrulla de la Policía Foral que circulaba por la Ronda de Pamplona se vio obligada a realizar una maniobra evasiva para evitar colisionar con un turismo que, rebasando una línea continua, se cruzó en su trayectoria.

Iniciada su persecución con los sistemas acústicos y luminosos activados, el conductor hizo caso omiso de las indicaciones. Finalmente fue interceptado en una rotonda e identificaron al conductor, un vecino de Pamplona de 42 años que presentaba síntomas de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas y que mostraba un comportamiento desafiante y provocador. Sometido a las pruebas arrojó un resultado que cuadruplicaba la tasa permitida.

Además de imputarle un delito contra la seguridad vial por superar las tasas de alcohol permitidas fue denunciado administrativamente por conducción temeraria. Los hechos fueron puestos en conocimiento del Juzgado de Instrucción número 1 de Pamplona.

Alcohol y drogas

El día 22 de febrero una patrulla de Policía Foral que realizaba la instrucción de un atestado por un presunto delito contra la seguridad vial en una calle de Pamplona, observó que un vehículo circulaba a gran velocidad en dirección al lugar donde se encontraban.

Pararon al vehículo e identificaron al conductor, un vecino de Pamplona de 31 años que presentaba síntomas de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Le ofrecieron someterse a las pruebas de detección de alcohol realizando hasta cuatro intentos fallidos voluntariamente. En el quinto intento superó la prueba que arrojó un resultado positivo (triplicaba la tasa permitida).

Además fue sometido al test de detección de drogas que dio positivo en opiáceos y cocaína. Fue imputado por un delito contra la seguridad vial por superar las tasas de alcohol permitidas y dar positivo en el test de drogas.

Los hechos fueron puestos en conocimiento del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona.

Consulta aquí más noticias de Navarra.