Galicia ha suscrito con el Gobierno central dos convenios de colaboración en materia de lucha contra la violencia machista, uno de ellos, para promover la inserción laboral de las víctimas en una acción a la que ya se han sumado 62 firmas y ha tenido repercusión a 2.000 mujeres en tres años.

Los dos convenios, uno de sensibilización e inserción laboral y otro para la colaboración entre comunidades autónomas para realizar traslados de las víctimas, fueron suscritos por la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández, y el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, que ha estado acompañado por la secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, y el delegado del Gobierno, Santiago Villanueva.

El acto tuvo lugar en el Centro de Recuperación Integral (CRI) de Santiago, un centro "pionero", en palabras del vicepresidente de la Xunta, y con unas características que sólo reúne, de forma similar, otro centro en Asturias.

En su intervención, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha destacado la labor del CRI, un centro especial que atiende "sin horarios", y ha remarcado que "mientras haya una sola mujer" que sufra violencia machista Galicia y la Xunta "tienen un problema muy grande" por resolver.

Además, con motivo de la celebración el 8 de marzo del Día Internacional de la Mujer, y al respecto de los datos ofrecidos por los sindicatos al respecto de la "brecha" salarial que sigue viviendo la mujer frente al hombre, Rueda ha manifestado que "ahora que empieza a mejorar la economía", confía en que "poco a poco" también varíe estas "desigualdades".

Por su parte, la delegada especial del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández, que ha recordado a las cuatro mujeres asesinadas este año, ha puesto el acento en que, como recoge el informe presentado por el ministro de Sanidad en el Congreso, "el 77 por ciento de las mujeres" que han sido víctimas "salen de la violencia de género".

Blanca Hernández ha indicado que las "dificultades" de las mujeres para superar la violencia machista radican en que "normalizan" las situaciones, por "vergüenza" o por "miedo"; y ha apuntado la relevancia de la labora asistencial.

En este punto, ha señalado, asimismo, que "cuando una mujer" cuenta con una "red fuerte", y cuenta con un empleo, esta red "la protege" y le ayuda a superar la situación de violencia. Sobre esas patas se asientan los convenios este viernes firmados, ha indicado.

La secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, ha señalado que en 2015, los presupuestos gallegos ya cuentan con 300.000 euros reservados para la inserción y sensibilización a la que alude uno de los convenios. Una de las medidas es la bonificación de las cuotas de la Seguridad Social en la contratación de personas que han sufrido la violencia de género.

Los últimos datos disponibles son los cerrados a septiembre de 2014, que recogen 3.893 denuncias, frente a las 3.931 de 2013. En cuanto a las órdenes de protección, se pasó de 998 a 816, con lo que hubo 182 menos comparando esos dos periodos.

Centro de recuperación integral

El CRI, que se puso en funcionamiento en el mes de junio de 2014, es el centro encargado de coordinar la red gallega de acogimiento (en Galicia hay cinco centros), se encarga de la tramitación de las derivaciones de víctimas de violencia de género fuera de Galicia; impulsa la creación de grupos de autoayuda; intervención y conocimiento entre mujeres que hayan sufrido la violencia; y colabora con organismos competentes en la formación específica en el ámbito del tratamiento de la violencia machista y la atención a las mujeres que la sufren.

En este contexto, la Xunta se ha adherido al protocolo de derivación entre comunidades autónomas para la coordinación de sus redes de centros de acogida para mujeres víctimas de violencia de género y de sus hijos e hijas. Este protocolo fue aprobado la semana pasada en el Conferencia Sectorial de Igualdad, con el voto favorable de la Xunta, y ya cuenta con 15 comunidades, Ceuta y Melilla adscritas a él.

Este documento establece pautas comunes de actuación para todos los centros de acogida existentes en las distintas comunidades, con la finalidad de garantizar un acceso inmediato y seguro a todas las mujeres víctimas de violencia de género que, residiendo en una comunidad, precisen por motivos de seguridad, trasladarse a un recurso de acogida en otra comunidad diferente a su origen.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.