Hachís
Una operación conjunta entre la Policía Nacional y la Guardia Civil ha dado como resultado la incautación de un alijo de 1400 kgs de hachis que una red de narcotraficantes intentaba introducir a través del puerto pesquero de Santa Pola. MORELL / EFE

Una red que introducía hachís procedente de Marruecos en las costas de la Comunitat Valenciana y la Región de Murcia, usando embarcaciones semirrígidas y también barcos de pesca, ha sido desarticulada en una operación que se ha saldado por el momento con seis detenidos y 1.400 kilos de esta droga intervenidos.

Los miembros de la organización empleaban pesqueros para no levantar sospechas y, de esa manera, pasar desapercibidos por los radares del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) de la Guardia Civil.

El subdelegado del Gobierno en Alicante, Alberto Martínez, ha informado de esta operación, desarrollada de forma conjunta por la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Agencia Tributaria, en un encuentro con los periodistas celebrado en la Comandancia del instituto armado de la capital alicantina, donde se han exhibido los 44 fardos que contenían el hachís decomisado, de gran calidad.

Los pesqueros pasaban desapercibidos para la Guardia Civil

Fuentes de la investigación han estimado en unos 2,5 millones de euros el valor que hubiera alcanzado la droga en el mercado ilícito.

La investigación comenzó el pasado mes de enero, cuando se detectó la existencia de un grupo de delincuentes especializados en la introducción de hachís en España, ha explicado el subdelegado del Gobierno en Alicante, quien ha estado acompañado de mandos de la Agencia Tributaria, de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

La red utilizaba embarcaciones neumáticas de casco rígido, a las que añadía motores de gran potencia, para recoger el hachís en Marruecos y transportarlo después a varias millas de distancia del litoral levantino donde eran transbordado a los pesqueros, que lo llevaban a puerto.

Los investigadores lograron identificar a todos los integrantes del grupo y determinar la función que cada uno de ellos desempeñaba dentro del mismo.

Llegada a Santa Pola

También descubrieron que preparaban el transporte de una importante cantidad de droga, por lo que se estableció un operativo conjunto que permitió saber que los narcotraficantes iban a trasladar el alijo -los 1.400 kilos de hachís- al puerto de Santa Pola (Alicante) a bordo de un pesquero, que fue sometido a vigilancia.

A última hora de la tarde del pasado martes, los agentes comprobaron la llegada de esa embarcación al citado puerto, donde le esperaba una furgoneta.

En el vehículo se encontraron 44 fardos de arpillera que contenían 1.400 kilogramos de hachís

Tras amarrar la embarcación, los sospechosos comenzaron a descargar bultos de la misma y a introducirlos en la furgoneta.

Al finalizar la descarga, el vehículo emprendió la marcha en dirección al norte de la provincia de Alicante, siendo controlado en todo momento por los agentes, hasta que fue interceptado por una patrulla de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en la autovía A-70, a la altura de El Campello (Alicante).

En el registro del vehículo, los agentes hallaron en su interior un total de 44 fardos de arpillera que contenían 1.400 kilogramos de hachís.

Da la casualidad que la embarcación semirrígida que trajo el alijo desde Marruecos y la transbordó a ese pesquero en alta mar sufrió una avería, después de haber realizado esa operación, a varias millas de las costas de Torrevieja y su único tripulante solicitó ayuda.

Cinco españoles y un gambiano

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil se dirigió a su punto de encuentro, auxilió al ocupante y lo trasladó hasta el puerto de Alicante donde se procedió a su detención por su presunta implicación en la red.

Los arrestados son cinco españoles y uno de Gambia, de entre 30 y 45 años, todos ellos varones, según fuentes de la investigación.

Entre los detenidos hay "un par de pescadores" de la provincia de Alicante, según estas fuentes, que han indicado que las actuaciones siguen abiertas y no se descarta que se produzcan más detenciones.

En la operación también se han intervenido dos embarcaciones de pesca, un barco semirrígido, varios gps, teléfonos satelitales, una furgoneta y móviles.