La Comisión de Violencia en el Trabajo Sanitario de Cantabria ha quedado constituida tras la celebración de la primera reunión de este órgano, presidido por el gerente del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Carlos León, y que está integrado por los presidentes del Colegio de Médicos, Tomas Cobo, y de Enfermería, Rocío Cardeñoso, así como por representantes de CC.OO y CSIF, y personal de Riesgos Laborales de Atención Primaria y Especializada.

Según ha informado este viernes el Gobierno regional en una nota de prensa, el objetivo de esta comisión es analizar los incidentes violentos que se han producido contra el personal de la sanidad cántabra y de esta forma mantener actualizado el Registro de Incidentes de Violencia, donde se centralizan todas las notificaciones de los profesionales del sistema sanitario.

Durante la reunión se han analizado las medidas implementadas dentro del Plan de Prevención y Atención ante Incidentes Violentos en la sanidad pública, puesto en marcha hace un año, como las acciones formativas, a las que se han inscrito más de 3.500 profesionales de la sanidad pública, y la instalación en todos los centros de salud del 'botón de alarma', que les permite avisar al resto de sus compañeros en caso de que se esté produciendo una situación potencialmente peligrosa para su integridad física

Además, se han analizado los contactos existentes con el Ministerio para la clasificación del personal sanitario como autoridad pública y se han abordado posibles acciones futuras como el desarrollo de una formación específica y la extensión del 'botón de alarma' a consultorios rurales y hospitales de la comunidad autónoma.

La Consejería de Sanidad y Servicios Sociales puso en marcha el Plan de Prevención y Atención ante Incidentes Violentos en la sanidad pública el pasado año como respuesta al compromiso que su titular, María José Sáenz de Buruaga, adquirió con los profesionales sanitarios de Cantabria dentro de la política de tolerancia cero ante las agresiones.

Para Carlos León, la creación de esta Comisión de Evaluación, con la participación del SCS, los colegios profesionales y los sindicatos, al año de la puesta en marcha del Plan, representa un paso más en la política de la Consejería de Sanidad de fortalecer los vínculos y estrechar alianzas con los profesionales de la sanidad pública.

El plan recoge medidas preventivas y actuaciones a las que pueden recurrir los profesionales frente a agresiones o amenazas por parte de los usuarios del sistema sanitario público de la comunidad autónoma.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.