La portavoz del Consell, Maria José Català, ha manifestado este viernes que ya "todos conocen" la 'línea roja' marcada por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, contra la corrupción y ha expresado su "confianza" en la decisión que tomen tanto la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, como el vicealcalde Alfonso Grau, ante la reimputación de éste en la 'caso Nóos'.

Català se ha pronunciado en estos términos al ser preguntada por si desde el Consell se ha solicitado la dimisión del edil en el consistorio valenciano ante la decisión de la Audiencia de Palma de sentarle en el banquillo por su papel en las negociaciones para la celebración de los Valencia Summit, por cuya organización el Instituto Nóos percibió 3,6 millones de euros, a pesar de que para ello únicamente empleó 910.600 euros.

"En este momento es una decisión que le compete a él, que tiene acta como concejal, así como a la alcaldesa" y "confiamos en la decisión que tomen", ha asegurado Català, quien ha recordado que ya "todos conocen la línea roja" contra la corrupción. "No tenemos más que decir, porque esa es la postura del Gobierno valenciano", ha sentenciado.

La portavoz del Consell ha señalado que las líneas rojas contra la corrupción se han aplicado en todo lo que depende del presidente de la Generalitat, tanto en responsables de la gestión autonómica del Gobierno como en los diputados de las Corts.

"Con respecto a otras instituciones como el Ayuntamiento, —ha continuado— consideramos que en este partido todos tenemos claro las líneas de Fabra y confiamos en la decisión del vicealcalde Grau y de la alcaldesa en este tema".

Así, preguntada por si espera algún "gesto rápido" por parte de la primera edil en este sentido, Català ha dicho no esperar nada porque no es ni competnencia suya ni del Gobierno valenciano y ha insistido en que "el Gobierno valenciano ha manifestado de forma muy clara su línea contra corrupción y la ha aplicado".

Consulta aquí más noticias de Valencia.