Delegados de UGT y CCOO se han concentrado este viernes en Pamplona con motivo de la celebración el 8 de marzo del Día Internacional de la Mujer, una movilización en la que los sindicatos han criticado "el retroceso en la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres, ante una situación social, política y económica que está lastrando el modelo democrático de relaciones laborales y derechos sociales".

Los asistentes a la concentración se han reunido a partir de las 12 horas a las puertas de la sede de los sindicatos tras la pancarta 'Día a día trabajando la igualdad' y han dado lectura a un manifiesto en el que han censurado que "la continua dejación del Gobierno en la implementación de las políticas de igualdad, unida a los recortes en servicios públicos esenciales como la sanidad, la educación o la atención a la dependencia, entre otras medidas de austeridad llevadas a cabo en los últimos años, se han convertido en potenciales factores de desigualdad entre mujeres y hombres".

Por ello, han reclamado "una mayor inversión en las políticas de igualdad porque permiten a las mujeres mayores y mejores oportunidades de empleo" y han exigido la derogación de la reforma laboral y de la reforma educativa porque suponen una regresión en los derechos de las mujeres". Asimismo, han criticado el "retroceso en las conquistas y derechos alcanzados".

Durante la concentración, la secretaria de Igualdad y Política Social de UGT de Navarra, Maite Pérez, ha afirmado, en declaraciones a los periodistas, que "la crisis y la falta de corresponsabilidad de la vida familiar y laboral han acentuado la precariedad de la mujer trabajadora". En concreto, ha rechazado "la desigualdad salarial" existente entre hombres y mujeres y ha defendido que "a igual trabajo, igual salario". "Cuando una persona tiene el mismo puesto que la otra tiene que tener las mismas condiciones y el mismo sueldo", ha añadido.

Además, se ha referido a "los problemas a la hora de que una mujer coja una excedencia por el cuidado de hijos o de personas mayores, o simplemente coger una jornada reducida, con la que parece que eres una parte diferente en la empresa y no tienes derecho a ascender en puestos de trabajo".

La brecha salarial más alta de españa

Por su parte, la secretaria de Igualdad y Mujer de CCOO de Navarra, Pilar Arriaga, ha criticado que "Navarra acumula la cifra de brecha salarial entre hombres y mujeres más importante dentro del Estado, con un 30 por ciento, porcentaje que supone que una mujer en la Comunidad foral cobra 8.170 euros menos al año que un hombre". Además, Arriaga ha advertido de que esta situación "va en aumento", ya que "en 2009 la diferencia estaba en el 26 por ciento".

Esta diferencia, ha añadido, "supone que las mujeres son en Navarra más pobres que los hombres y hace que al final de su carrera profesional sus pensiones de jubilación sean también menos favorables y haya una brecha importante también en protección social". En concreto, ha destacado que en la Comunidad foral "las mujeres cobran de pensión de jubilación un 34 por ciento menos que los hombres y si se contabilizan todas las pensiones, la brecha es del 40 por ciento".

"Nos parece una situación bastante insoportable, consecuencia de la crisis tan profunda que estamos teniendo y las políticas de austeridad y de reforma laboral que los sucesivos gobiernos del PP y del PSOE han puesto en marcha durante los últimos años, que han agravado las situaciones de la clase trabajadora en general, pero de las mujeres en particular", ha afirmado.

Por ello, Arriaga ha pedido "un empleo de calidad, que los recortes no se lleven a la clase trabajadora y a las mujeres, que los servicios públicos se pongan en marcha para poder conciliar la vida laboral y familiar, y que se pongan en marcha las escuelas infantiles de 0 a 3 años, entre otras cosas". "En el centro debe estar el empleo de calidad para que no tengamos todos estos problemas", ha precisado.

Concentración de las pensionistas de lab

También se ha concentrado este viernes en Pamplona con motivo de la celebración el próximo 8 de marzo del Día de la Mujer las pensionistas del sindicato LAB, una protesta con la que han querido rechazar "la precarización y el empobrecimiento que cuestiona nuestra capacidad de vida autónoma, una salud que cada vez nos cuesta más y un aumento de los factores que promueven los malos tratos a las personas mayores".

Ante esta situación, las mujeres pensionistas y mayores de LAB han exigido al Gobierno foral "el reconocimiento social y económico por nuestro trabajo y contribución al mantenimiento de la sociedad", así como que "adopte medidas para poder cumplir el objetivo de que ninguna pensión, incluidas las de viudedad, esté por debajo de 1.000 euros mensuales".

También han demandado "una ley de Dependencia y Autonomía propia, que se cumpla sin restricciones; la eliminación de los copagos farmacéuticos; la erradicación de toda forma de agresión, humillación y desprecio hacia las mujeres y que todas las mujeres que han sido privadas de libertad tengan también derecho a una pensión justa".

Consulta aquí más noticias de Navarra.