La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a A.F.H.S. a un total de nueve años, tres meses y dos días de prisión por ser autor de un delito de robo con violencia con la concurrencia de las circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal agravante de reincidencia y atenuante de drogadicción, así como por un delito de homicidio en grado de tentativa con la concurrencia de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal atenuante de drogadicción.

En concreto, y según recoge la sentencia emitida por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), al autor de estos hechos se le condena a cuatro años, tres meses y un día de cárcel por el primero de los delitos, mientras que por el segundo se le ha fijado una pena de cinco años y un día de prisión.

Asimismo, el fallo de la sentencia recoge la accesoria de prohibición de acercarse a menos de 200 metros y comunicarse con E.F.M. durante diez años, y deberá indemnizar, en concepto de responsabilidad civil P.V.P. con 1.778 euros.

En cuanto a los hechos probados se indica que el condenado, A.F.H.S., que tenían antecedentes penales computables a efectos de reincidencia, por un delito de robo violento por lo que fue condenado a tres años de prisión en 2011, si bien esta pena fue suspendida, y el 3 de febrero de 2014 se dirigió a la vivienda de E.F.M., en Las Palmas de Gran Canaria, con un cuchillo de ciertas dimensiones, con el que le lanzó una puñalada al brazo y le pidió las 'papelas' de heroína que tenía.

Posteriormente, E.F.M. le entregó la 'platina' con la heroína que estaba fumando y otra papela también de heroína que tenía en una bolsa pero A.F.H.S. también le exigió dinero, por lo que E.F.M. finalmente le entregó 18 euros.

Sin embargo, el condenado, A.F.H.S., con el fin de acabar con la vida de E.F.M., se abalanzó sobre éste y con el cuchillo le propinó un corte en el costado, afectándole a la pleura. A consecuencia de este hecho, E.F.M. tuvo una herida penetrante por arma blanca que afectó a la pleura izquierda y que supuso un" potencial peligro" para su vida, requiriendo para su curación tratamiento quirúrgico centrado en el drenaje de neumotórax izquierdo, así como sutura con hilo de las dos heridas por arma blanca.

Para curarse, E.F.M. ha necesitado 21 días, de los que ocho estuvo ingresado en el hospital, todos ellos impedido para sus ocupaciones habituales, y le ha quedado como secuela un perjuicio estético ligero.

Finalmente, también se ha probado que el acusado, en el momento de cometer los hechos, era consumidor habitual de sustancias. estupefacientes.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.