Simap-Intersindical Salud ha denunciado este viernes la "gran mentira" de la inauguración del Hospital de Llíria (Valencia) que asegura que se ha abierto con carencias "del equipamiento más elemental para funcionar".

A su juicio, la inauguración se convirtió "en un acto propagandístico, con mucha fachada y nada de contenido, por el interés del PP en inaugurar las instalaciones antes de que comience el período electoral".

Por ello, sostiene que, lo que "en principio" es "una buena noticia para la comarca del Camp de Túria y las de alrededor, ya que la inauguración de un nuevo centro hospitalario público siempre es positivo para las mejoras asistenciales y de accesibilidad para los usuarios que conlleva, se ha convertido en una farsa publicitaria en clave electoralista".

El sindicato ha criticado que, según los responsables sanitarios, la inauguración del Hospital de Llíria "se iniciará con la prestación de los servicios de urgencia y rehabilitación, para ir, progresivamente, incrementando sus servicios hasta llegar al pleno funcionamiento hacia finales del mes de marzo".

Dependencias "acondicionadas"

Sin embargo, aseguran que la realidad "es bien distinta de lo que nos dicen o nos han querido mostrar, pues sólo se pudieron visitar aquellas dependencias convenientemente acondicionadas con prisas y carreras, incluso con material obsoleto de La Fe de Campanar, mientras que el resto del centro está prácticamente vacío".

El sindicato ha apuntado que los laboratorios y radiodiagnóstico "están dotados con aparatos básicos que, mal que bien, llegan a cubrir las necesidades de las urgencias, el TAC es inexistente, los quirófanos no están operativos, unos porque no están equipados y otros porque lo están de forma incompleta".

Igualmente, de acuerdo con su versión, "ocurre con el servicio de farmacia hospitalaria" mientras que las plantas de hospitalización, "cerradas a cal y canto, no sabemos si están totalmente equipadas, pero nada hace pensar que así sea, porque son muchos los espacios sin mobiliario y las cajas de equipamiento se amontonan en los pasillos esperando que alguien les haga caso".

Con respecto a la cafetería, afirma que "no funciona y el personal, que no dispone de su equipamiento completo, tiene que traer de casa todo aquello que pueda necesitar durante la jornada laboral". Para el sindicato, es "una utopía pensar que hacia fin de mes el hospital estará a pleno rendimiento y, por tanto, la promesa que hicieron los responsables sanitarios sería un exceso de optimismo o, lo que es peor, una información deliberadamente sesgada para crear falsas expectativas en la opinión pública".

Simap-Intersindical Salud insiste en que esta inauguración "es un espejismo, un intento demagógico de manipulación de la opinión pública, pagado del erario público, que sólo tiene el fin de beneficiar electoralmente al PP" y ha exigido "responsabilidades al conseller de Sanidad por el despilfarro de recursos públicos y más respeto hacia la inteligencia de los ciudadanos y ciudadanas".

Consulta aquí más noticias de Valencia.