El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha acusado este viernes al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de "sobreactuar" en sus críticas al Gobierno ante la crecida del Ebro y de utilizar este asunto "para hacer política".

Aprovechar estas cosas para hacer política y sobreactuar, sinceramente yo no puedo hacerlo ni debo hacerloRajoy ha salido así al paso de las críticas de Sánchez —"¿Qué coño tiene que pasar en este país para que Rajoy visite la ribera del Ebro?" dijo el líder socialista— en su declaración en Zaragoza, donde ha realizado un recorrido para visitar algunas zonas afectadas por las inundaciones.

El líder popular recalca que los políticos están principalmente para resolver problemas y ha presumido de que su Gobierno acaba de aprobar "con diligencia", un decreto ley con ayudas de 100 millones de euros para paliar los daños. "Aprovechar estas cosas para hacer política e, incluso, sobreactuar, sinceramente yo no puedo hacerlo ni debo hacerlo", ha señalado el presidente.

A renglón seguido ha precisado que si Sánchez considera que esa actuación le sirve para algo, "allá él". "Yo respeto lo que haga todo el mundo, pero a mí lo que importa ahora es resolver los problemas ante una situación muy difícil y que ojalá no se vuelva a producir", ha subrayado.

El cauce empieza a estabilizarse

Reproches al líder de la oposición aparte, el cauce del Ebro empieza a estabilizarse en su tramo final, según ha informado Protección Civil. El caudal que sale del embalse de Mequinenza (Zaragoza), explican citando al Sistema Automático de Alertas Hidrológicas (SAIH) de la Confederación Hidrográfica del Ebro, es superior al que entra en el pantano, aunque hasta que la situación no se regularice totalmente los pantanos del sistema Mequinenza-Riba-roja-Flix siguen desembalsando a 1.800 m3/s.

Hasta que la situación no se regularice totalmente los pantanos del sistema Mequinenza-Riba-roja-Flix siguen desembalsando a 1.800 m3/sAsimismo, el nivel del río a su paso por Ascó es este viernes de 5,36 metros, ligeramente inferior a los 5,38 metros que alcanzaba el jueves por la mañana. Por la estación de aforo de la población de la Ribera del Ebro el caudal es de 1.844 m3/s, mientras que en Tortosa, la altura del río alcanza los 5,53 metros y el caudal es de 1.808 m3/s.

A pesar de que la situación tiende a normalizarse, Protección Civil de la Generalidad mantiene activado el plan INUNCAT en situación de alerta. El sindicato agrario Unió de Pagesos (UP) ha hecho un reconocimiento de las riberas del río para determinar los daños que ha provocado la crecida en los campos de cultivo, especialmente en los campos de naranjos, en la huerta y en otros sembrados de las zonas bajas del Ebro.

En la comarca de la Ribera de Ebro, en los alrededores de Miravet, "la crecida del río también ha inundado zonas de árboles frutales", según UP. Como ya han hecho los alcaldes de la zona, Unió de Pagesos ha lamentado que la CHE "no haya actuado con suficiente diligencia y rapidez a la hora de prever la crecida del río".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.