Las mujeres concentraron el 76,5 por ciento de los trabajos asalariados a tiempo parcial de Baleares en el 2014, según un informe de CCOO sobre la situación de las féminas en el mercado laboral elaborado con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer el próximo 8 de marzo.

Según ha detallado el sindicato, este porcentaje del 76,5 por ciento supone un incremento de siete puntos en relación a la cifra de 2013. Concretamente, las mujeres sufren una tasa de parcialidad del 23,2% frente a la tasa masculina del 7%, con lo que "la brecha de género en la tasa de parcialidad es de 16,1 puntos porcentuales" en las Islas.

No obstante, esta brecha se incrementa hasta los 21 puntos si se compara la tasa de parcialidad en el empleo temporal entre ambos sexos.

Sólo un 4%

De contratos indefinidos

El estudio refleja también que a lo largo de 2014 se han registrado un total de 179.749 contratos suscritos por mujeres, lo que representa el 46,1% del total de contratos acumulados a lo largo del último año. De este total de contratos, sólo el 4,1% (7.414) han sido indefinidos a tiempo completo.

También destaca que el 86,8% de la contratación ha sido de carácter temporal y que, de cada 100 contratos, 97 han sido en el sector servicios. Según el sindicato, las desigualdades entre sexos se observan especialmente en la parcialidad ya que ésta ha caracterizado el 45% de los contratos, 15,2 puntos porcentuales más que en el caso de los hombres. Las trabajadoras han firmado el 56,4% de los contratos a tiempo parcial de 2014.

Según pone de relieve el informe, la media de mujeres ocupadas ha sido de 225.900, la mayoría de las cuales (36,9%) tienen estudios superiores, un 28,2% con estudios secundarios de segunda etapa (una cifra casi idéntica con estudios secundarios de primera etapa) y tan sólo el 6,9% tiene educación primaria o inferior. Sin embargo, las mujeres siguen sin acceder al mercado de trabajo en condiciones de plena igualdad de oportunidades.

En este 8 de marzo de 2015, CCOO Baleares no sólo denuncia las discriminaciones que las mujeres sufren en el mercado laboral, sino que también reivindica una mejora de las políticas públicas que incidan en una mayor calidad de vida.

En este sentido, la secretaria de Igualdad y Política Social, Eva Cerdeiriña, señala que hay que "exigir recursos para el desarrollo integral de la Ley de dependencia o el restablecimiento del presupuesto destinado a la educación de cero a tres años", medidas que corresponde tomar a los poderes públicos con el fin de que las tareas de cuidado y atención de las personas dependientes no recaigan exclusivamente sobre las familias y, en ellas, sobre las mujeres, "con el propósito de que las mujeres podamos incorporarnos en términos de igualdad en el espacio público y en el mundo del trabajo, y conseguimos mayores cuotas de participación y representación en todos los órdenes ", sostiene.

Incorporar la transversalidad de género en la negociación colectiva

Asimismo, considera "imprescindible" que se incorpore la transversalidad de género en la negociación colectiva "negociando medidas y planes de igualdad que mejoren el acceso al empleo, la formación, la promoción, la eliminación de la segregación laboral y la discriminación salarial de las mujeres ", ha afirmado.