Faro de Moncloa
El faro de Moncloa, cerrado. JORGE PARÍS

La Torre de Iluminación y Comunicaciones del Ayuntamiento de Madrid, más conocida como el faro de Moncloa, tiene un futuro incierto. Desde agosto de 2005 está cerrada por "problemas con la electricidad estática, que provocaba calambres al público que se asomaba a la barandilla".

¿Rehabilitarlo o derribarlo? 

Fuentes municipales han puntualizado que «en estos momentos se está estudiando qué hacer con el monumento». El Consistorio baraja todas las posibilidades: desde rehabilitarlo y adecuar sus sistemas de evacuación hasta el derribo de la torre.

Además de las descargas eléctricas, que "intentaron solucionarse con humidificadores, sin éxito", el faro tenía otro problema más grave: "No cumplía con la normativa de seguridad", según confirmaron desde el Ayuntamiento.

Fallos de seguridad 

A raíz del incendio del edificio Windsor, "la normativa de seguridad se hizo más rigurosa, con lo que se decidió su cierre hace dos años". Entre las carencias del faro destaca que «la escalera sólo tiene 80 centímetros de ancho, cuando debería tener un metro, y el sistema de climatización no es el adecuado».

El faro de Moncloa fue construido en 1992 por el arquitecto Salvador Pérez Arroyo, para celebrar que Madrid fue capital europea de la cultura. Tiene una altura de 95 metros y subir a lo más alto costaba un euro para los adultos y 50 céntimos para los niños.