Dos pequeñas incidencias y varias anécdotas se han registrado en las primeras horas desde la apertura de los colegios electorales en Vigo.

En general la jornada electoral transcurre con normalidad en la ciudad, según dijo a los periodistas un portavoz de la Policía Local de Vigo, si bien destacó que las cerraduras del colegio Doctor Fleming había sido bloqueadas con silicona y en una pared del Instituto Santa Irene donde se ubica otro colegio electoral aparecieron pintadas en una pared.

La anécdota más llamativa la protagonizó un hombre instantes después de depositar su voto en el colegio habilitado en el Ayuntamiento de Vigo, ya que tras revelar que su opción electoral había sido el BNG gritó en voz alta y en euskera "Viva ETA militar".

En el colegio ubicado en el Hogar San Pelayo un vocal se negó a participar en la mesa y tuvo que ser sustituido por un suplente.

También en la parroquia viguesa de Beade se produjo un cierto desconcierto ya que no aparecían las papeletas de votación, y en otro colegio de la calle Casiano Martínez el cuadro eléctrico se averió y tuvo que ser reparado, aunque ello no incidió en su apertura a las nueve de la mañana.