Puerto Rico
El Viejo San Juan, nombre con el que se le conoce al distrito histórico de San Juan, Puerto Rico. WIKIPEDIA

Una organización puertorriqueña defensora de estrechar lazos con España ha emprendido una campaña para que se modifiquen los libros de texto de la isla y se eliminen las alusiones negativas sobre la presencia española en este territorio caribeño.

"Que en un libro de la materia de inglés se le pida a un alumno que diga si es cierto o falso que 'los españoles fueron buenos con los negros' y que la respuesta correcta sea que es falso es tendencioso e incorrecto", defiende indignado Iván Arrache, presidente de Autonomía para Puerto Rico.

En lo libros se les pide a los alumnos que digan si es cierto o falso que 'los españoles fueron buenos con los negros'

Esta agrupación reclama que Puerto Rico nunca debió dejar de formar parte de España y que, de hecho, debería volver a integrarse en ese país como una comunidad autónoma más.

Entre sus estrategias para avanzar hacia ese objetivo, cree que uno de los primeros pasos ha de ser "erradicar esa falsa idea de que los españoles arrasaron en Puerto Rico y que Estados Unidos nos liberó de su yugo".

Para tratar de ganar apoyos, sus dirigentes se reunieron este fin de semana con Rafael Hernández Colón, "el exgobernador más hispanista que hemos tenido y yo diría casi que el mejor amigo que ha tenido España en América después del siglo XIX", aseguró hoy Arrache en una entrevista con Efe.

Hernández Colón fue gobernador de Puerto Rico por tres mandatos (1973-1977 y 1985-1993) en los que los entonces reyes de España visitaron la isla (1987) y se estableció por ley el español como idioma oficial, aunque más tarde se restablecería el inglés como lengua cooficial.

De hecho, en 1991 recibió el Premio Príncipe de Asturias conferido al pueblo de Puerto Rico por su contribución a la difusión de la hispanidad mediante la citada ley.

Según Arrache, el exgobernador, que sigue gozando de una buena reputación en la isla, se mostró también partidario de revisar los libros de texto para eliminar esas supuestas alusiones negativas a los españoles, que llegaron a Puerto Rico con los viajes de Cristóbal Colón y permanecieron hasta el fin de la guerra hispano-estadounidense en 1898.

Ambos identificaron también otros políticos en activo proclives a esta idea y recordaron que el Legislativo tramita estos días la revisión del currículum escolar para introducir cambios relacionados con el respeto a la igualdad de genero.

Objetivo: eliminar la hispanofobia

"Es momento de revisar eso textos y eliminar toda la hispanofobia que contienen", defiende Arrache.

En su opinión, "el objetivo es adoctrinar a los chicos para que crezcan rechazando los vínculos con España y primen la relación con Estados Unidos", país con el que Puerto Rico tiene un estatus de Estado Libre Asociado.

Pone el ejemplo el relato del Grito de Lares, una insurrección armada ocurrida en 1868 que buscaba la independencia del gobierno colonial español.

"Bajo el dominio español, la vida de los puertorriqueños era dura y difícil. Tenían muchos problemas económicos y ningún derecho humano y político", se puede leer en un libro de texto como introducción.

Adoctrinan a los chicos para que crezcan rechazando los vínculos con España y primen la relación con Estados Unidos

Continúa diciendo: "Los gobernantes españoles no hacían nada para ayudar a los isleños. Solo gobernaban para su propio beneficio. En la isla se organizaron grupos de criollos para participar en el levantamiento armado".

"Lo que no dice es que los tres principales líderes de ese levantamiento eran venezolanos y estadounidenses y que contrataron a una cuadrilla de haitianos que nada tenían que ver con Puerto Rico", critica Arrache.

Además, "se describe a los indígenas como una civilización grandiosa, como los aztecas o los mayas, cuando no fue así, y se dice que los españoles exterminaron, algo que es falso".

"No se dice la verdad: que Puerto Rico fue un territorio español invadido. A los niños de cinco a diez años los estamos enseñando a odiar a los españoles", lamenta Arrache, convencido de que es una estrategia del principal partido de la oposición, que aboga por la completa anexión a Estados Unidos de Puerto Rico, como un estado más.

En ese sentido, explica que "la última vez que se enmendó el currículum escolar fue a mediados de los años 90 -con ese partido en el poder- y ahí se introdujo ese tipo de adoctrinamiento".

"Desde entonces no se ha modificado", asegura Arrache, que echa de menos que en los libros se mencionen "los 1.362 bombazos que los americanos le metieron a San Juan en 1898 durante la invasión" o la contaminación que dejaron en Vieques y Culebra tras décadas de presencia militar.

Tampoco se habla, dice, de la "represión que llevó a la captura de presos políticos -que aún quedan en las cárceles- y a masacres como la de Ponce".

"Esa represión se ha suavizado simplemente porque los puertorriqueños nos hemos resignado", lamenta.