Manifestación en Rusia
Policías rusos detienen a uno de los organizadores de un desfile gay, el político alemán Volker Beck EFE/Sergei Ilnitsky
La policía rusa detuvo a 20 protestantes que pedían el derecho a celebrar el desfile del Orgullo Gay en el centro de Moscú el domingo, mientras nacionalistas con gritos "muerte a los homosexuales" daban puñetazos y patadas a los manifestantes.

La policía detuvo a los manifestantes mientras estos intentaban presentar una reclamación por prohibir la manifestación al alcalde de la capital rusa, Yuri Luzhkov, que ha calificado las marchas gays de actos satánicos.

Nacionalistas y creyentes ortodoxos rusos fundamentalistas portaban carteles y denunciaron la homosexualidad como "maléfica" mientras un grupo de jóvenes llevaban máscaras de cirujanos, que decían eran para protegerse de la "enfermedad gay".

Terrible país para los gays

El alcalde de la capital rusa, Yuri Luzhkov, ha calificado las marchas gays de actos satánicos.
"Estamos defendiendo nuestros derechos", dijo un joven gay llamado Alexey, que sangraba por la nariz después de que un hombre le golpeara gritando "los homosexuales son pervertidos" frente a la oficina del alcalde; después de lo cual fue detenido.

"Esto es terrible pero no tengo miedo. Esto es un muy temible lugar, un temible país si eres gay. Pero no abandonaremos hasta que se nos concedan nuestros derechos", dijo.

Miles de agentes policiales atravesaban la calle Tverskaya en el centro de Moscú y policías con trajes de paisano se mezclaban con un gran número de periodistas extranjeros y rusos.

El organizador del desfile Nikolai Alexeyev dijo a Reuters por teléfono desde una comisaría que alrededor de 20 personas habían sido detenidas, algo que le fue confirmado por un policía.

"Estamos sentados en la comisaría justo ahora. Fuimos detenidos a las afueras del despacho del alcalde cuando intentamos presentar la demanda", dijo Alexeyev.

Tolerancia

Rusia despenalizó la homosexualidad en 1993 pero la tolerancia no se ha extendido.

"Creemos que a estos pervertidos no se les debe permitir marchar por las calles de Moscú, una ciudad santa para todos los rusos", dijo Igor Miroshnichenko, al afirmar que era un creyente ortodoxo.

Fuimos detenidos a las afueras del despacho del alcalde cuando intentamos presentar la demanda".

"Esto (la homosexualidad) es satánico", añadió a Reuters. Un hombre que llevaba un crucifijo amenazó con pegar a cualquier gay que viera.

La presidenta del Partido de los Verdes de Alemania Claudia Roth pidió a la canciller alemana Angela Merkel que plantee el asunto de los derechos al presidente ruso Vladimir Putin en la próxima reunión del Grupo de los Ocho países más industrializados el mes que viene.

"Se demuestra una vez más hoy que los derechos humanos son sistemáticamente vulnerados en la Rusia de Putin", dijo en un comunicado.