Yúschenko y Yanukóvich ponen punto y final a la crisis política del país convocando elecciones para el 30 de septiembre

El presidente Viktor Yushchenko, el primer ministro Viktor Yanukovich y el vocero del paralamento de Ucrania, Oleksandr Moroz. (Foto: REUTERS)
El presidente Viktor Yushchenko, el primer ministro Viktor Yanukovich y el vocero del paralamento de Ucrania, Oleksandr Moroz. (Foto: REUTERS)
REUTERS

El presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko, y su rival, el primer ministro Víctor Yanukóvich, acabaron este domingo con 55 días de caos institucional al convocar elecciones parlamentarias anticipadas para el próximo 30 de septiembre.

Yúschenko y Yanukóvich lograron concordar la fecha de los comicios a las 04:00 de la madrugada (hora local) tras casi ocho horas de negociaciones a puerta cerrada en la sede de la secretaría de la Presidencia en Kiev, según anunció la agencia de noticias UNIAN.

Ucrania sale más fortalecida de la crisis, de lo que era en abril.
En
rueda de prensa conjunta, el presidente ucraniano dio por cerrada definitivamente la crisis, que se había agravado el sábado con la movilización de varios miles de tropas del Ministerio del Interior a Kiev.

"Ucrania sale más fortalecida de la crisis, de lo que era en abril. Hemos hallado una solución de compromiso y una senda democrática.

Hemos demostrado que somos fuerzas democráticas", dijo. En las negociaciones participó también el jefe del Parlamento, Alexandr Moroz, la líder de la oposición y ex primera ministra, Yulia Timoshenko, y representantes del partido Nuestra Ucrania, que encabeza Yúschenko.

La Rada Suprema (Legislativo) estudiará los próximos 29 y 30 de mayo los proyectos deley necesarios para la celebración de las elecciones. Yúschenko firmará el decreto de convocatoria de los comicios después de que los diferentes partidos anuncien oficialmente sus listas electorales.

En una declaración conjunta, Yúschenko y Yanukóvich acordaron cambiar la composición de la Comisión Electoral Central con el fin de garantizar unas elecciones de acuerdo con los estándares europeos.

Los participantes en las negociaciones se comprometieron también a no inmiscuirse en la actividad de los órganos judiciales y de seguridad, y garantizar su funcionamiento eficaz.

Yanukóvich, primer ministro desde agosto de 2006, abogó por no "repetir los errores de los últimos dos meses", al tiempo que llamó a todos los partidos a dejar de lado el "revisionismo".

Desacuerdos

Por su parte, Moroz, dirigente socialista que abandonó la coalición naranja y se pasó al bando de Yanukóvich en 2006, aseguró que el adelanto de las elecciones
no era la mejor de las decisiones, pero sí la variante más óptima para salir de la crisis.

La elección del 30 de septiembre como fecha electoral supone una pequeña victoria para Yanukóvich, ya que Yúschenko siempre se había negado a convocar los comicios no más tarde del mes de julio.

Además, Yanukóvich, primer ministro desde agosto de 2006, se perfila como el favorito para la victoria en las elecciones, según los sondeos de opinión, con clara ventaja sobre el Bloque que lidera Timoshenko.

Justificación a las tensiones del sábado

El presidente ha negado que hubiera dado la orden de enviar tropas a la capital para custodiar las sedes de la Fiscalía General y del Tribunal Constitucional.

Yúschenko aseguró que únicamente había ordenado al comandante en jefe que asignara unos 2.000 efectivos de Interior para garantizar la seguridad durante las celebraciones del Día de la Ciudad, y la final de la Copa de Ucrania, que disputaron este domingo el Dinamo y el Shakhtar.

Tras esa decisión, Yanukóvich comparó a Yúschenko con Franco y Pinochet, mientras Moroz le acusó de "golpe de estado".

Yúschenko, que descartó en repetidas ocasiones una "solución de fuerza" para la crisis, no ahorró críticas a el ministro del Interior, Vasili Tsushkó, por negarse a acatar los decretos presidenciales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento