Zapatero y Rajoy cierran la campaña con las habituales acusaciones mientras Llamazares apela al voto rebelde

  • Zapatero acusó a Rajoy de "profeta del pesimismo".
  • Rajoy afirmó que el Jefe del Gobierno "sólo habla del PP", y no de las cosas que de verdad importan a los españoles.
  • Llamazares, llamó al voto "inconformista, comprometido, rebelde y de izquierdas" para derrotar a la derecha.

Tanto el PSOE como el Partido Popular apuraron las últimas horas de campaña antes de la jornada de reflexión del sábado con acusaciones recíprocas mientras Izquierda Unida apelaba al voto "rebelde e inconformista" para derrocar a la derecha.

Antes de asistir en Madrid a los actos de cierre de campaña de sus respectivos partidos el pasado viernes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el líder del PP, Mariano Rajoy, y el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ofrecieron sus mítines en León, Toledo y Madrid, respectivamente, para pedir el voto para sus partidos.

Acusaciones recíprocas

El jefe del Gobierno calificó de "profeta del pesimismo" al líder del PP y le advirtió de que "nunca se ha creado un puesto de trabajo con el pesimismo", al tiempo que animó a los españoles a elegir el domingo "entre el entusiasmo y la discordia".

"Los españoles no admiten que les cuenten cuentos, que se les trate con prepotencia, que se les divida entre españoles decentes y no decentes; no admiten la crispación, quieren la convivencia y el futuro", manifestó Zapatero, quien estuvo por primera vez en esta campaña acompañado de su mujer, Sonsoles Espinosa.

Cambio imparable

Por su parte, Mariano Rajoy afirmó en Toledo que el cambio político en España "será tranquilo" pero, advirtió, "ya es un cambio imparable", y añadió que cuando gane las elecciones generales habrá un Gobierno "previsible, al que no se le van a ocurrir genialidades y que no gobernará a salto de mata".

En un mitin celebrado en el Polideportivo Salto del Caballo ante unas 4.000 personas, según fuentes del PP, Rajoy aseguró que mientras él ha hablado de lo que "le importa a la gente", en referencia a educación, sanidad, familia y empleo, entre otros asuntos; el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "ha hablado del PP".

"Zapatero sólo habla del PP, pide el voto contra el PP, pide apoyos para derrotar al PP y lo hace de manera desesperada", señaló Rajoy.

Voto "rebelde" e "inconformista"

Por su parte el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, llamó al voto "inconformista, comprometido, rebelde y de izquierdas" para derrotar a la derecha.

La campaña electoral de Gaspar Llamazares terminó, al filo de la hora límite para el fin de la campaña, en un mitin en el antiguo matadero de Arganzuela (Madrid) acompañado por los cabezas de lista de IU en Madrid, Ángel Pérez e Inés Sabanés.

Llamazares pidió el voto de la izquierda para derrocar al PP y afirmó que "Ni en Navarra, ni en Baleares, ni en Madrid, ni en Valencia, el PSOE no gana en exclusiva, sin Izquierda Unida no hay derrota del PP en estas elecciones".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento