Cuando los peces saltaron a la tierra

  • Un estudio destierra la idea de un brusco salto evolutivo para explicar el cambio del mar por la tierra de los seres vivos primitivos.
  • Los últimos descubrimientos del Tiktaalik y el Gogonasus han propiciado esta revelación.
  • El proceso evolutivo fue más lento y paulatino de lo que se creía.
Reproducción del Tiktaalik y del Gogonasus. (WIKIPEDIA / MUSEO VICTORIA)
Reproducción del Tiktaalik y del Gogonasus. (WIKIPEDIA / MUSEO VICTORIA)
WIKIPEDIA / MUSEO VICTORIA

Una de las grandes preguntas que aún sobrevolaba sobre la Humanidad era cómo consiguieron los seres vivos huir del mar para asentarse en la tierra, hace millones de años.

Un estudio genético, publicado por Nature y del que se hace eco la BBC, destierra la idea tradicional de una novedad evolutiva, de un salto genético repentino que propiciara la adquisición de miembros rudimentarios por parte de las especies acuáticas primitivas.

Según el nuevo estudio la transición no fue abismal; es más, parece ser que el proceso fue lento y más paulatino de lo que se creía hasta ahora.

El Tiktaalik roseae

El descubrimiento del Tiktaalik roseae, hace algo más de un año, fue la piedra de toque que dio pie a este nuevo estudio.

El Tiktaalik, considerado el eslabón perdido entre peces y animales terrestres, fue descubierto por un grupo de científicos estadounidenses.

Se trata de un fósil de unos 375 millones de años y que pertenece a una especie de pez-cocodrilo, del que nunca antes se había tenido noticia.

Disponía de dientes afilados, aletas articuladas y costillas similares a las de un animal terrestre.

Estas aletas y costillas son capaces de soportar un cuerpo de más de dos metros de largo.

A este descubrimiento hay que sumarle el del Gogonasus, cuyo esqueleto apareció en un arrefice australiano el pasado octubre.

El Gogonasus, con 380 millones de años de antigüedad parece estar más cerca de los animales terrestres que el Tiktaalik, o que el Eustenopteron, que hasta hace poco se consideraba el antepasado común de todos los animales terrestres.

"No apareció de la nada"

Marcus Davis, uno de los investigadores de la Universidad de Chicago a quien se le debe el descubrimiento del Tiktaalik afirmó que su hallazgo y el de "otros fósiles recientemente descubiertos, nos sugieren que la estructura que hace a los animales terrestres únicos (las extremidades inferiores y superiores o los dedos) no apareció de la nada".

La estructura que hace a los animales terrestres únicos no apareció de la nada

Según el investigador, en los cuadrúpedos hay dos fases evolutivas de los genes Hox durante "el proceso de desarrollo de los apéndices".

Los dedos aparecerían en la segunda fase, que está presente parcialmente en el pez espátula, con un patrón de aletas muy parecido al de los peces primitivos.

Este hecho demuestra, según Davis, que "la segunda fase constituye un patrón evolutivo muy antiguo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento