Alta participación en las elecciones generales irlandesas

  • La jornada electoral se vivió sin incidentes.
  • La participación superó la registrada en los comicios de 2002.
  • Sigue sin saberse quién será el ganador.
  • Los primeros resultados podrían conocerse el sábado.
El primer ministro irlandés, Bertie Ahern, introduce su voto en la urna en un colegio electoral de Dublín. (EFE).
El primer ministro irlandés, Bertie Ahern, introduce su voto en la urna en un colegio electoral de Dublín. (EFE).
EFE

La jornada electoral se desarrolló este jueves en Irlanda con normalidad y con una participación que superará ampliamente a la registrada en los comicios generales de 2002.

Cinco años atrás, la asistencia alcanzó el 62 por ciento, pero los partidos políticos confían en que, en esta ocasión, el electorado haya mejorado esa cifra y contribuya así a romper el ajustado margen que separa a los principales aspirantes a la victoria.

Los poco más de tres millones de irlandeses que estuvieron llamados a las urnas dispusieron de quince horas para ejercer su derecho al voto, desde las 7.30 hora local (6.30 GMT) hasta las 22.30 (21.30 GMT).

La mayoría de los supervisores de los colegios electorales de las 43 circunscripciones que componen el mapa de República describieron como "fuerte y constante" la asistencia de los ciudadanos.

Dublín

En los distritos electorales del condado de Dublín la afluencia rozaba el 65 por ciento al cierre de los colegios, mientras que en la capital, que tradicionalmente registra los índices más bajos del país, ésta se situaban ligeramente por encima del 60 por ciento.

Y en la región de Munster, al sur de Irlanda, los comisarios de las circunscripciones de la segunda ciudad irlandesa, Cork, y de Limerick calculaba que, posiblemente, casi el 70 por ciento del electorado había ejercido su derecho al voto.

Nadie se atreve a dar un ganador

No obstante, nadie se atreve aún a aventurar el nombre del próximo primer ministro, aunque el actual, Bertie Ahern, parte con una ligera ventaja para obtener un tercer mandato consecutivo.

Su único rival es el líder del partido conservador Fine Gael, Enda Kenny, quien, junto al laborista Pat Rabbitte, representa la llamada "Alianza del Arco Iris", la alternativa al Gobierno de coalición del Fianna Fail de Ahern y los Demócratas Progresistas (PD, neoliberales).

Según las últimas encuestas, es improbable que ambos bloques obtengan los votos necesarios para dominar un Parlamento irlandés (el "Dáil"), compuesto por 165 escaños.

En caso de que ninguno lograse los 83 diputados que dan la mayoría absoluta, Ahern y Kenny tendrían que pactar con algún partido minoritario o con parlamentarios independientes.

El mejor situado para convertirse en una formación bisagra es el Partido Verde, que podría sumar cuatro escaños más a los seis que ya tiene en la Cámara Baja irlandesa.

Los ecologistas se dejarán cortejar

Los ecologistas han dejado claro que se dejarán cortejar por las dos partes y que no tienen inconveniente en gobernar con partidos de ideologías opuestas, siempre y cuando tengan opciones de aplicar su agenda de reformas medioambientales.

Ni siquiera se puede descartar al Sinn Fein, brazo político del IRA, a pesar de que todas las formaciones, incluido el también republicano Fianna Fail, han rechazado la posibilidad de formar gobierno con el partido de Gerry Adams, al que consideran demasiado escorado hacia la izquierda.

El Fine Gael, todavía crítico con el pasado paramilitar y delictivo del Sinn Fein, ha advertido al electorado de que Ahern está dispuesto a pactar con los republicanos para mantenerse en el poder.

Complejo sistema electoral

La complejidad del sistema electoral irlandés, de representación proporcional mediante voto transferible, es otra de las claves que podría decantar la balanza de un lado u otro.

El votante recibe una papeleta con la lista de candidatos, enumerados por orden alfabético, en la que debe señalar la casilla de su favorito con el número "1", pero, si lo desea, puede designar a un segundo candidato con el número "2" y así sucesivamente, de manera que su voto podrá ser utilizado, según las normas de transferencias, tantas veces como sea necesario.

Así, algunas formaciones podrían aumentar su número de escaños gracias a los votos de segundas, terceras y sucesivas preferencias.

Este sistema permite al ciudadano marcar sus sufragios de una manera estratégica, al tiempo que garantiza la computación de todas sus opciones.

Los Verdes y el Sinn Fein podrían ser los grandes beneficiados ya que, en teoría, los partidarios los dos grandes bloques no suelen dar sus segundas preferencias a los candidatos rivales, sino a los de las formaciones periféricas.

El recuento de los sufragios comenzará hoy a las 9.00 horas (08.00 GMT) y no se espera que concluya al menos hasta la medianoche, debido al complicado sistema electoral.

Los primeros resultados podrían conocerse ya el sábado, aunque no es inusual que haya impugnaciones y se retrase el anuncio del escrutinio definitivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento