El río Ebro se desborda a su paso por Tudela e inunda varias calles del Casco Viejo

  • El agua ha anegado campos de cultivo además de garajes de algunas calles.
  • El Ebro también ha afectado a otras localidades como Novillas, donde su alcalde ha asegurado que es una crecida "muy similar o peor que la de 2007".
  • Miembros de la UME y de Protección Civil han sido desplegados en todo el caudal del rio para intentar minimizar al máximo los daños.
  • Consulta el parte meteorológico de tu localidad
Miembros de Proteccion Civil ayudan a varias personas en el casco viejo de Tudela, coincidiendo con la máxima crecida del Rio Ebro, donde se han inundado las calles de la ciudad.
Miembros de Proteccion Civil ayudan a varias personas en el casco viejo de Tudela, coincidiendo con la máxima crecida del Rio Ebro, donde se han inundado las calles de la ciudad.
EFE/Jesús Diges.

El río Ebro se ha desbordado a su paso por Tudela (Navarra) y ha inundado zonas de campo de cultivo y varias calles del Casco Viejo, donde ha anegado numerosas bajeras, según han informado fuentes de la Policía Local de la localidad.

Además, entre otras actuaciones, una lancha de Protección Civil se ha acercado a varias casas de la localidad para transportar a vecinos que no podían salir de sus domicilios. La crecida del río también ha provocado el corte de la carretera N-121, de salida hacia Pamplona.

No ha sido la única localidad anegada por la crecida del Ebro, la cuarta en lo que va de año. En el municipio de Novillas (Zaragoza) todos los vecinos han pasado la noche en vela preocupados por el rio e intentando contener la crecida con la ayuda de la Protección Civil y los miembros de la UME desplegados en la zona.

El alcalde de la localidad zaragozana, José Ayesa, ha asegurado que esta crecida del Ebro "es muy similar a la de 2007 o incluso peor". Ayesa ha indicado que una veintena de casas cercanas a la ribera se han inundado y muchos de los campos de cultivo también.

Según el Sistema Automático de Información Hidrológica de la Confederación Hidrográfica del Ebro, la cresta de la crecida ha pasado por Castejón (Navarra) con alrededor de 2.400 metros cúbicos por segundo y una altura de 7,8 metros, aunque ya ha descendido a 7,4 metros y 2.153 metros cúbicos.

El jefe del servicio de Protección Civil del Gobierno de Aragón, Miguel Ángel Clavero, ha asegurado que el descenso de temperaturas previsto para las próximas horas en el Pirineo evitará que el deshielo aporte más caudales a los ríos pirenaicos, lo que frenará ligeramente la crecida.

Otras localidades de Aragón también han pasado la noche en alerta máxima por la situación del Ebro. El alcalde de Pradilla, Luis Eduardo Moncín, ha dicho que la situación está tranquila y que esperan que las motas de tierra aguanten la crecida, que pasa con una altura de 7,15 metros y que ha inundado unas 300 hectáreas de huerta.

Críticas por la limpieza del cauce del Ebro

En Alagón los vecinos han hecho guardia toda la noche y no dejan de mirar al río y a las motas, ha indicado su alcalde, José María Becerril, quien ha señalado que el caudal ya supera los siete metros y que esta avenida "será extraordinaria del todo".

El alcalde ha vuelto a denunciar la situación del cauce del río, ha exigido la limpieza del cauce y ha señalado que los pueblos de la ribera tienen la sensación de que sus términos municipales son "como una especie de aliviaderos" antes de que la crecida llegue a Zaragoza.

"La situación va cada vez a peor" y hay una sensación de "indefensión" frente a las "excusas" de las administraciones responsables ante estos episodios, Gobierno de Aragón y la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), a las que ha exigido la limpieza del río y la retirada de gravas.

Tras criticar las motas que protegen grandes fincas, el alcalde ha expresado su preocupación ante la posibilidad de que se tenga que cortar la carretera comarcal A-126, por la que se accede a un puente sobre el río, y que afecte al polígono industrial de La Ciruela.

Otra de las poblaciones amenazadas por el río es Alcalá de Ebro, cuyo alcalde, José Miguel Achón, ha dicho que la mayor preocupación se centra en el comportamiento de la mota que protege al pueblo, porque no se sabe "cómo va a evolucionar el río", que ya ha inundado más de 400 hectáreas de campos.

En este pueblo, donde la crecida llegará en unas doce horas, trabajan también soldados de la UME para reforzar las defensas y grupos de vecinos voluntarios vigilan por turnos y revisan las motas, en algunas de las cuales hay filtraciones.

En Boquiñeni, la situación es de "preocupación",  ha indicado el alcalde, Miguel Ángel Sanjuán, quien ha señalado que el agua ha inundado unas 500 hectáreas de campos de cultivo y que el agua llega a las defensas que protegen el casco urbano.

Seis localidades navarras en alerta por otros desbordamientos

Además de las de la ribera del Seis localidades navarras continúan en alerta por riesgo de desbordamiento de los ríos Arga, Ega, y Arakil, después de que sus caudales se hayan incrementado como consecuencia del temporal de nieve y lluvia que afecta a la Comunidad foral.

En concreto, se encuentra en alerta el Arga a su paso por Etxauri, donde alcanza una altura de 4,3 metros, y por Funes, punto en el que el río llega a los 4,8 metros, según los datos publicados en la página web del Gobierno de Navarra sobre aforo de los ríos.

El Ega también está en alerta en Estella, donde su nivel es de 3,7 metros, y en Andosilla, con una altura de 3,9 metros. La previsión para las próximas horas indica que el caudal del río se estabilizará.

Finalmente, el río Arakil llega a los 4,1 metros en Etxarren y llega un caudal de 258 metros cúbicos por segundo. Se espera que el caudal vaya bajando durante las próximas horas.

Además, están en nivel de prealerta el Arga en Pamplona y Arazuri, el Urederra en Barindano, el Ega en Arquijas, el Larraun en Irurtzun, el Ezkurra en Elgorriaga, y el Irati en Liédena.

Los rios dan una tregua en Euskadi

Los ríos Urumea y Oria en Guipúzcoa, y el Zadorra, en Álava, que en los últimos días se habían desbordado en distintos puntos por las intensas lluvias, empiezan a dar una tregua a los afectados de las zonas anegadas en el País Vasco tras recuperar esta madrugada el "nivel verde" en algunas zonas.

Según ha informado el departamento vasco de Seguridad, sobre las 01.30 horas el Urumea ha recobrado este "nivel verde" en la zona de Txomin-Enea, una de las perjudicadas por la crecida, si bien el área de Martutene continúa, al igual que ayer, en "situación de evacuación" ya que las aguas del río alcanzan los 4,87 metros a su paso por este barrio.

En esto punto, fueron desalojadas 32 personas que fueron trasladadas por la DYA a Etxarriene y al Hogar del Jubilado de Loiola, y algunas también a un hotel de la ciudad, debido al agua que había penetrado en locales y bajos de la zona.

Durante esta mañana, los bomberos de San Sebastián están ayudando a algunos vecinos de este barrio a salir de sus viviendas, trasladándoles desde sus portales anegados hasta áreas libres de agua en vehículos todoterreno, para que puedan acudir a sus respectivos puestos de trabajo.

En cuanto al río Oria, el departamento vasco de Seguridad ha explicado que a las 03.30 horas recuperó el "nivel verde" a la altura de la estación de Alegi, con lo que su situación "ha mejorado".

Asimismo, el Zadorra, que seguía en "nivel amarillo" durante gran parte de la madrugada, también ha pasado a "nivel verde" sobre las 06.00 horas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento