El Plan de hepatitis C aboga por un cribado de personas con más riesgo de infección

  • Como consumidores de drogas, personas con tatuajes o 'piercings' y presos.
  • También considera prioritarias las pruebas neonatales.
Manifestación de los afectados por la hepatitis C.
Manifestación de los afectados por la hepatitis C.
ATLAS

El Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C ve necesario el cribado de la población con más riesgo de infección como consumidores de drogas, personas con tatuajes o 'piercings', y presos, entre otros, y considera prioritarias las pruebas neonatales a las mujeres con mayor riesgo de exposición al virus.

El borrador del Plan tiene como objetivo general "disminuir la morbimortalidad causada por el virus de la hepatitis C en la población española" y aborda "la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de los pacientes". "Son necesarios programas de cribado para evitar la progresión silenciosa de la enfermedad", señala el plan, elaborado por el comité de expertos, donde se destaca que solo entre un 24% y 35% de los pacientes con infección activa está diagnosticado.

Estima que en España hay cerca de 688.000 personas infectadas (1,7% de la población adulta), de las que el 55-85% padece hepatitis crónica; un 15-30%, cirrosis, y un 2%, hepatocarcinoma.

El Plan también persigue garantizar el acceso a los nuevos antivirales en condiciones de equidad a los pacientes que lo precisen y, en este sentido, especifica a los grupos prioritarios, como los que padecen fibrosis hepática avanzada (F2-F4), los que están en lista de espera de trasplante hepático, trasplantados reinfectados y aquellos que no han respondido a triple terapia.Además, trasplantados no hepáticos con hepatitis C y pacientes con el virus "con manifestaciones extrahepáticas".

En los pacientes con fibrosis en grado 0 y 1, el tratamiento "se puede diferir y considerar su indicación individualmente" y, con independencia del grado, se debe tratar a "pacientes con riesgo elevado de transmisión de la infección y a mujeres en edad fértil con deseo de embarazo".

Nuevos fármacos antivirales

La justificación de este Plan, según el borrador, se debe a la aparición de los nuevos fármacos antivirales que aumentan las tasas de curación de la infección y retrasa la aparición de "complicaciones severas". La estrategia terapéutica del documento cita los siguientes medicamentos innovadores: sofosbuvir, simeprevir, daclatasvir y ledipasvir.

La terapia antiviral deberá ser prescrita por un médico con "elevada experiencia" y la duración del tratamiento recomendada son, por lo general, 12 semanas. Para coordinar estas estrategias, se designará un comité institucional con un representante escogido por cada comunidad autónoma, otro del Instituto de Salud Carlos III, otro de Instituciones Penitenciarias, y  miembros de los centros directivos del Ministerio de Sanidad.

Asimismo, el Plan prevé la creación de grupos de trabajo por cada comunidad autónoma y apuesta por dar prioridad al desarrollo de los Informes de Posicionamiento Terapéutico (IPT) para los nuevos fármacos, así como acortar el tiempo necesario para su comercialización.

Los expertos afirman que es preciso diseñar un registro de los pacientes tratados con antivirales en el Sistema Nacional de Salud (SNS) para un correcto seguimiento de la progresión de la enfermedad. Otras acciones pasan por elaborar una web para informar a la ciudadanía sobre la enfermedad, mantener el control de las transfusiones de sangre y hemoderivados o educar a los infectados del riesgo de trasmisión a las personas con las que convivan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento