Durand-Ruel, el marchante que apoyó a los impresionistas cuando el arte los ninguneaba

  • Paul Durant-Ruel (1831-1922) descubrió el talento de artistas como Monet, Pissarro, Degas y Renoir cuando la crítica y el público los criticaban y ridiculizaban.
  • Con un gusto exquisito y gran visión comercial, dio apoyo moral y económico a los impresionistas y difundió sus obras en exposiciones por varios países.
  • Una exposición en Londres arroja luz sobre la figura del empresario, que adquirió unos 12.000 cuadros de sus protegidos.
Óleo de Renoir de la serie 'Bailes', que se exhibe al completo en la Galería Nacional de Londres en la exposición 'Inventing Impressionism'
Óleo de Renoir de la serie 'Bailes', que se exhibe al completo en la Galería Nacional de Londres en la exposición 'Inventing Impressionism'
Pierre-Auguste Renoir - © 2014 Museum of Fine Arts, Boston

"Sin él, no hubiéramos sobrevivido", decía Claude Monet refiriéndose al parisino Paul Durant-Ruel (1831-1922). El marchante de arte descubrió el talento de los pintores impresionistas cuando los críticos y el público los ignoraban y ridiculizaban. Convencido del genio de grandes autores como Monet, Pissarro, Degas y Renoir, dio a aquellos ninguneados apoyo moral y económico y comenzó a principios de los años setenta del siglo XIX a adquirir sus obras.

A partir del 4 de marzo y hasta el 31 de mayo en la Galería Nacional de Londres, la exposición Inventing Impressionism (Inventando el impresionismo) arroja luz sobre la figura de Durant-Ruel como máximo defensor del movimiento pictórico y "padre fundador" del mercado internacional del arte.

El museo reúne en torno a 85 trabajos procedentes de prestigiosas colecciones europeas y estadounidenses y algunos préstamos de Japón. De las piezas exhibidas, entre ellas obras maestras imprescindibles, casi todas estuvieron en manos del marchante. En poco más de tres décadas adquirió alrededor de 12.000 cuadros: más de 1.000 de Monet, unos 1.500 de Renoir, más de 400 de Degas y otros tantos de Sisley y Boudin, cerca de 800 de Pissarro, casi 200 de Manet, aproximadamente 400 de Mary Cassatt...

"Mi locura había sido sabiduría"

"Por fin, los maestros impresionistas triunfaron (...). Mi locura había sido sabiduría. Y pensar que, de haber fallecido a los sesenta, hubiera muerto endeudado y en la bancarrota, rodeado de la riqueza de tesoros infravalorados...", recordaba un año antes de morir, a los 89 años. A pesar de su rechazo al establishment del arte, consiguió hacerse oír, divulgar con éxito el genio del impresionismo y darlo a conocer fuera de Francia.

Con un exquisito gusto y una acertada visión comercial, desarrolló revolucionarias estrategias de negocios como la exclusividad, la creación de un fondo permanente de obras disponibles o la organización de muestras en solitario de los artistas a los que representaba. Convirtió su negocio de París en una compañía internacional, con sedes en Londres, Bruselas y Nueva York que albergaron exposiciones impresionistas y lograron que los artistas superaran sus dificultades económicas.

Retratado por Renoir

Inventing Impressionism presenta una serie de retratos de Durant-Ruel con sus hijos pintados por Renoir y exhibidos en contadas ocasiones. Entre los platos fuertes de la muestra están cinco de las pinturas de Álamos, la serie de Monet que el marchante exhibió al completo por primera vez en 1892. Las tres obras de Renoir que componen la serie Bailes también se podrán ver juntas en el Reino Unido, algo que no sucedía desde 1985.

Además de vender y promover las obras, Durand-Ruel reunió una colección personal que mostraba a quienes visitaran su vivienda en París, proporcionando un entorno más íntimo para disfrutar de ellas. Uno de los paneles que cubrían las puertas fue decorado por Monet con naturalezas muertas de flores y frutas. Especialmente recreado para la exposición, se exhibirá junto a algunos de los cuadros que atesoró el empresario en su hogar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento