Dos pájaros de un tiro
Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina durante la presentación, el jueves, de la gira de conciertos que ofrecerán juntos. EFE

Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina sumarán su genio sobre los escenarios de España y Latinoamérica en la gira Dos pájaros de un tiro, en la que ambos cantautores demostrarán a lo largo de 60 conciertos que comparten algo más que sus iniciales y que juntos forman "una pareja de hecho y deshecho".

Así definía Sabina la sinergia resultante de la que será la primera gira que le una de forma prolongada a Serrat. Cantarán juntos, por separado e intercambiarán su repertorio, y prometen muchas sorpresas que no quisieron desvelar del todo durante la presentación de la gira "para mantener la magia ante el público".

El espectáculo llevará a ambos artistas a visitar nueve países distintos a lo largo de seis meses, con 60 conciertos programados a partir del 29 de junio, cuando dará comienzo su gira conjunta en Zaragoza, y que llegará hasta Montevideo (Uruguay), donde terminará su viaje común el próximo 20 de diciembre.

Será la primera gira que una a Sabina y Serrat de forma prolongada

"Esta gira es una ilusión a cumplir -aseguró Serrat-, ya que siempre quise ser Sabina, sobre todo cuando no lo conocía". Entre bromas, el cantautor catalán explicó que estará "feliz de interpretar las canciones de Sabina que ya cantaba en la ducha, pero con un compromiso mayor en el escenario", entre ellas "Y sin embargo" y "De purísima y oro", favoritas para Serrat.

En justa correspondencia, Sabina ya prepara su catalán para recuperar algunas de las primeras canciones del autor de "Mediterráneo" y "No hago otra cosa que pensar en ti", que también sonarán en la voz del cantante ubetense y madrileño de adopción.

Además de sus canciones, también incluirán un tema de uno de sus compañeros de generación, "El muerto vivo" de Peret: "Toda una declaración de principios que nos sirve para decir en voz alta que no estamos muertos", aseguró Serrat.

Estaré feliz de interpretar las canciones de Sabina que ya cantaba en la ducha"

El cantautor catalán culminó el pasado mes de marzo una gira en solitario que superó los 250 conciertos, 100X100 Serrat, iniciada en 2004 tras serle diagnosticado un año antes un cáncer de vejiga que no le alejó de los escenarios.

Sabina sí tuvo que parar durante varios meses tras sufrir en 2001 una isquemia cerebral leve y una posterior depresión, pero enlaza las 150 actuaciones en solitario del último año con esta nueva aventura musical que se le antoja en estos momentos "mucho más apetecible que encerrarse en un estudio".

"De estos conciertos esperamos lo que hemos recibido hasta ahora: amor y complicidad multiplicada por dos, o si es posible, elevada al cuadrado", apuntó un también ilusionado Serrat, quien considera su amistad con Sabina "lo suficientemente sólida como para aguantar esta gira".

En vez de contarnos aventuras sentimentales, hablamos de lo que nos ha prohibido el médico"

Dos pájaros de un tiro, una "antigua idea que aparecía de forma recurrente en las muchas conversaciones entre ambos en los últimos siete años", explicó Serrat, contará con muchos de sus colaboradores habituales en sus giras en solitario, entre ellos el pianista Ricardo Miralles, Pancho Varona, encargado de las guitarras acústicas, y el trompetista Matthew Simon.

Valencia -4 de julio-, San Sebastián -10 de agosto-, Gijón -25 de agosto-, Sevilla -13 de septiembre-, Madrid -19 de septiembre- y Barcelona -4 y 5 de octubre- serán otras de las ciudades españolas que recibirán a los dos músicos en un periplo español que finalizará el próximo 11 de octubre en Murcia.

Latinoamérica esperará hasta el 27 de octubre, momento en que ofrecerán cuatro conciertos en el Auditorio Nacional de México DF para luego acudir a Venezuela -9 y 11 de noviembre-, Chile (Viña del Mar) -24 de noviembre- y Argentina -29 de noviembre y 4, 8, 12 y 13 de diciembre-, entre otros países.

Y aunque llevan varias décadas compartiendo amistad y canciones, Sabina aún con total ironía asegura que a los dos les queda casi todo por hablar, "sólo que en vez de contar nuestras respectivas aventuras sentimentales ahora hablamos de lo que nos ha prohibido el médico".