Mahmud Ahmadineyad
Mahmud Ahmadineyad saluda a los reporteros. (Foto: EFE)

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, afirmó este jueves que su país "no teme las amenazas" y seguirá adelante con las actividades nucleares, incluido el enriquecimiento de uranio, ya que "está cerca de su objetivo final".

Quieren que Irán no tenga acceso al uso pacífico de la tecnología nuclear

"Lo que quieren los enemigos es someter a Irán y evitar que tenga acceso al uso pacífico de la tecnología nuclear.

Su objetivo es erradicar el régimen" de la República Islámica", dijo Ahmadineyad en una reunión con militares del cuerpo de los Guardianes de la Revolución, según la agencia IRNA.

Reiteró que Teherán no suspenderá su programa atómico, ya que "si nos paramos un solo minuto, los enemigos alcanzarían sus objetivos".

Informe del OIEA

Irán hace caso omiso a la exigencia de la comunidad internacional

El mandatario iraní hizo esta declaración después de que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) indicara, en su último informe, que Irán hace caso omiso a la exigencia de la comunidad internacional e intensifica el proceso de enriquecimiento de uranio.

EEUU consideró que el informe del OIEA es "una lista de los continuos desafíos de Teherán a la comunidad internacional", mientras el nuevo ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, se pronunció a favor de la adopción "rápida" de nuevas sanciones contra Irán si no suspende el enriquecimiento de uranio.

"Con el apoyo del pueblo iraní, no tememos las amenazas y la guerra psicológica, y estamos cerca de nuestro objetivo final", recalcó Ahmadineyad, y consideró que "los enemigos ahora están desplegando su último esfuerzo que no dará ningún resultado".

Enriquecimiento continuo

El informe del OIEA, enviado el miércoles por el director de esa organización, Mohamed El Baradei, al Consejo de Seguridad de la ONU, confirma que "Irán no ha suspendido sus actividades relacionadas con el enriquecimiento".

Asimismo, lamenta que el trabajo de los inspectores se está "deteriorando" debido a la falta de información entregada por Teherán en el último año, y que el OIEA sigue siendo "incapaz de avanzar en sus esfuerzos de verificar ciertos aspectos sobre el alcance y la naturaleza" del programa iraní.