construcción
 

"Por ahora no es lo que se ve en España", subrayó hoy en conferencia de prensa el economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Jean-Philippe Cotis, en la presentación del informe semestral de perspectivas.

Preguntado por las amenazas que hace pesar la evolución del sector inmobiliario sobre el conjunto de la economía, Cotis recordó que el tipo de interés del Banco Central Europeo (BCE) ha sido durante tiempo "demasiado bajo" para la situación en España, lo que contribuyó a estimular el crédito hipotecario.

Por ahora no es lo que se ve en España

Consideró que el hecho de que la vivienda haya subido más que la inflación no es en sí un motivo de "inquietud", ya que se trata de un mercado con poca elasticidad.

"El riesgo es que un día haya una inflexión" en la vivienda después de que se hayan alcanzado "picos decenales" y que eso "contribuya a una ralentización de la actividad" general porque "no es fácil pilotar una ralentización en el sector inmobiliario" que si se pierde el control puede ser "brutal", argumentó antes de puntualizar que no es esa la hipótesis con la que trabajan para España.

En su capítulo dedicado a España, la OCDE aumenta su previsión de crecimiento para este año al 3,6 por ciento, cinco décimas más de lo que auguraban hace seis meses, al tiempo que reduce las expectativas para 2008 en cuatro décimas al 2,8%.

Entre los elementos que apunta para justificar esa ralentización destaca en particular "la baja del ritmo de subida de los precios de la vivienda y del número de compras de parcelas, así como la disminución reciente del número de nuevos permisos de construcción que parecen indicar una ralentización de la construcción residencial".

El riesgo es que un día haya una inflexión

De hecho, el conocido como el "Club de los países desarrollados" advierte de que el principal riesgo que pesa sobre sus previsiones es un escenario con "un ajuste más marcado en el mercado de la vivienda, dado que la construcción residencial representa una parte muy elevada del PIB".

A ese respecto, recuerda que "los temores de repercusiones negativas de esa ralentización han conducido a una caída brutal de los precios de las acciones para numerosas empresas del sector".

Cotis prevé que el movimiento de subida de tipos de interés del BCE va a continuar este año y, de acuerdo con lo que dan por descontado los mercados, habrá un nuevo repunte en junio y otro más antes de que termine 2007.