Es una tradición que Sharon Stone presente una gala benéfica en Cannes.

En ella las estrellas del cine vacían sus bolsillos para luchar contra el SIDA. Siempre hay sorpresas, pero este año, la actriz se ha superado, ya que ha acabado cantado con Kylie Minogue.

Las dos se han movido a buen ritmo.El plato fuerte ha sido la subasta de dos besos de George Clooney. El ponía su mejor cara para que la puja subiera.

Cada afortunada ha pagado 260.000 euros por no más de tres segundos de placer. En esta gala, nada es gratis.