La vida de los otros
Miles de muestras de olor fueron atesoradas en las dependencias de la Stasi, retratada en la oscarizada película 'La vida de los otros'. 20MINUTOS.ES

Al tiempo que se proyecta con gran éxito la película La vida de los otros, varios partidos políticos alemanes han criticado una medida del Gobierno que les recuerda a los métodos de la Stasi descritos en la oscarizada cinta.

Los investigados son activistas antiglobalización que suelen estar presentes con disturbios en las cumbres del G-8

La policía alemana está tomando muestras de olor corporal de activistas antiglobalización, en previsión de altercados ante la próxima celebración de la cumbre del G-8, que llevará a la ciudad de Heiligendamm a los máximos dirigentes de las ocho primeras potencias del planeta.

Fiscales alemanes han confirmado que ordenaron realizar estas pruebas en una redada contra aproximadamente 40 centros de izquierda, que podrían planear sabotajes contra la cumbre.

Con todo, niegan que se hagan con carácter preventivo, sino para identificar a los responsables de disturbios de otras ocasiones.

Estalla la polémica por los "métodos de la Stasi"

Los grupos políticos alemanes no han tardado en reaccionar.

Tales prácticas recuerdan a los métodos de la Stasi

"Tales prácticas recuerdan a los métodos de la Stasi", dijo el vicepresidente del Parlamento alemán, Wolfgang Thierse.

"Estas prácticas nos enseñan a un Estado fisgón en toda su perfección", opina Hans-Christian Ströbele, dirigente de los verdes.

Por contra, el ministro de Interior alemán, Wolfgang Schäuble, defendió la utilidad para las utilidades: "En ciertos casos es un medio para identificar posibles sospechosos", aseveró.

En ciertos casos es un medio para identificar posibles sospechosos

Los antiglobalización se defienden, y afirman que se están conculcando sus derechos a la libertad de expresión y reunión. Peter Wahl, uno de los portavoces de Attac en Alemania, afirma que no van a "aceptar" las restricciones de manifestación "al estilo ruso".

Los métodos de la Stasi

El comienzo de La vida de los otros relata una clase de un reputado agente de la policía de la República Democrática Alemana (bajo influencia comunista) a candidatos a entrar en el cuerpo.

La Stasi obligaba a sus investigadores a hacer pruebas de olor para que los perros siguieran un rastro con más facilidad

Tras un interrogatorio de muchas horas, el agente debe recoger, según la película y el manual del cuerpo, una muestra de olor de la silla donde ha estado el acusado, para que los perros puedan rastrear con más facilidad un rastro de un sospechoso, explica el personaje que interpreta Ulrich Mühe.

Las pruebas, guardadas en recipientes herméticos, fueron almacenadas en las dependencias de la RDA durante décadas, habiendo almacenes donde se atesoraron miles de ellas.

A veces, los agentes dejaban un trozo de tela en un asiento de un coche donde se sentaría el sospechoso, pero otras, asaltaban el domicilio del investigado para robar prendas de ropa.

La todopoderosa Stasi llegó a diseñar un modelo de silla para recoger el olor en las largas sesiones de tortura.

Muchas de esas pruebas se pueden ver todavía en el Museo de la Stasi en Berlín, aunque, lejos de quedar relegadas a piezas de museo, podrían volver a constituir pruebas en juicios y material para la investigación.

Además de Alemania, EEUU se plantea utilizar esta dudosa técnica que parecía olvidada para el seguimiento de sospechosos de terrorismo.