El candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián afirmó hoy tener una nueva prueba en la presunta trama de corrupción que relaciona al alcalde de la capital, Alberto Ruíz-Gallardón , con la Operación Malaya.

Según ha asegurado Sebastián, durante un desayuno informativo del Forum Nueva Economía, el sumario del caso recoge que Pablo Valle, director de Zona Protegida del Consistorio, llamó horas antes de la detención de la abogada Montserrat Corulla a su móvil personal.

No me arrepiento de haberlo hecho porque creo que es mi deber democrático y el derecho de todos los ciudadanos

"Hemos presentado otras evidencias, hoy puedo presentar otra prueba: Un alto responsable de Urbanismo del Ayuntamiento de Gallardón, llamó a la testaferro de (Juan Antonio) Roca a su móvil personal, pocas horas antes de ser detenida para ofrecerle soluciones a sus expedientes".

"Está en el sumario de la Operación de Malaya", ha afirmado Sebastián.

Asimismo, ha asegurado que en caso de que se produjese otro debate electoral "volvería a sacar la pregunta, no la foto".

Aunque dijo que hace meses propuso una campaña "limpia y propositiva", en el que se confrontasen dos modelos de ciudad, ha explicado que las cosas han cambiado.

"Mientras estábamos con el tranvía y jugando a las palas en la playa, se estaba gestionando un montaje basado en mentiras y calumnias sobre mi candidatura", ha recordado el socialista, quien acusa a Gallardón de "hacerse eco y ser el máximo amplificador" de ese montaje.

Ataque personal

Nadie, ningún tertuliano ni periodista ha salido en mi defensa, asegura Sebastián
Por ello, Sebastián ha recordado que el alcalde dijo que le "habían despedido de un banco, algo que no es bueno para nadie, pero si encima es mentira, es una calumnia" y que le acusó de no haber pagado los impuestos, "de nuevo un ataque personal y una mentira", sobre el que asegura haber abonado las multas de tráfico.

"Y nadie, ningún tertuliano ni periodista ha salido en mi defensa", ha apuntado el socialista.

De esta forma, el aspirante a alcalde afirmó que las preguntas hechas al actual regidor "sobre gestión urbanística, no han tenido como objetivo un rendimiento electoral", del que asegura desconocer "si es positivo o negativo".

"No me arrepiento de haberlo hecho porque creo que es mi deber democrático y el derecho de todos los ciudadanos conocer las gestiones de su alcalde", dijo.