Un grupo de viajeros que estaban en la estación de Sagrera de la línea 5 del metro han increpado a tres interventores y un vigilante del Metro de Barcelona que esta mañana han acorralado a un niño de 12 años porque no ha validado su billete.

Los usuarios han mostrado así su indignación y protesta contra el abuso de autoridad de estos trabajadores del Metro que finalmente "no han multado" al menor, según han informado fuentes de TMB.

El niño no ha podido validar el billete y no había ningún empleado en el vestíbulo de la estació para ayudarle
Según han informado testigos presenciales, el niño ha entrado a la estación por la entrada de la calle Felipe II y, al no poder validar su tarjeta metropolitana por ser defectuosa y no haber ningún responsable del metro en el vestíbulo de la estación, ha entrado por el agujero que dejan las puertas de acceso.

Abuso de fuerza

La actuación de los interventores y del vigilante ha indignado a diferentes personas que se encontraban en el andén de la estación que han considerado un abuso de fuerza el hecho que cuatro adultos rodearan a un niño que iba solo al colegio.

Un portavoz de TMB ha asegurado que los interventores "le han ayudado a validar el billete" defectuoso en el vestíbulo de la estación.

Según la empresa "no ha habido desproporción" en la actuación de los tres interventores y el vigilante y ha añadido que lo ha rodeado porque es como se suele hacer para que las personas que entran en el metro sin billete no pueden eludirlos.

Han recordado que los interventores realizan un trabajo "pesado y se encuentran con situaciones delicadas" y que consiste en defender el derecho de todos los usuarios que utilizan el metro diariamente.

Con perros

En algunas ocasiones los vigilantes acuden a los andenes cargados de pasajeros en hora punta con perros con bozal que empiezan a ladrar en cuanto algún pasajero sale corriendo del convoy porque llega tarde a su trabajo.

Es habitual que los interventores esperen en el andén de las estaciones a que se abra la puerta del metro y solicitar el billete del tren a los pasajeros, en la mayoría de los casos inmigrantes.