Rosendo
Rosendo, en una foto de archivo. ARCHIVO
Rosendo Mercado sigue construyendo una carrera que ya supera los 30 años de duración con el que es su decimoséptimo álbum, El endémico embustero y el incauto pertinaz, una elocuente crítica a "los niveles infames que ha alcanzado la política actual en España".

"Todos tenemos algo de embusteros y de incautos" -explica el músico, que edita su nuevo álbum el próximo 29 de mayo-, pero la idea inicial del álbum consistía en "denunciar el momento político actual en el que la mentira por la mentira es discurso casi oficial y se convierte en un argumento válido".

 

Rosendo mantiene un tratamiento en los textos de las canciones casi literario
En El endémico embustero y el incauto pertinaz (DRO), Rosendo mantiene un tratamiento en los textos de las canciones casi literario, con letras cuidadas y a su vez directas y cercanas, algo que "ha surgido de forma natural", ya que el madrileño lleva años "intentando huir de las mismos términos que habitan en el rock y de la repetición constante en las canciones".

 

"A donde va el finado", "La triste cagalera" y "La verdad vencida" son algunas de las reflexiones en forma de canción que construyen este trabajo, que también incluye una colaboración con Langui y Gitano Antón, componentes del grupo de hip-hop La Excepción, en el tema "Horizontes".

La Excepción, vecinos de Rosendo en el barrio de Carabanchel, "se adaptaron a la perfección a un tema que ya estaba escrito" y son para el cantante "otra forma de rock and roll con una interesante temática en sus canciones".

Un "rockautor" demasiado tímido

Considerado como un "rockautor", Rosendo bien puede denominarse como alguien pertinaz, tras diecisiete discos editados, además de endémico, ya que es valorado como el padre del rock, el que ha abierto camino y ha influido a las nuevas generaciones.

 

No imagino haber sido otra cosa que no fuera músico"

"Soy demasiado tímido e intento ser lo suficientemente humilde como para no aceptar eso, aunque -continúa- lo cierto es que es una responsabilidad que nunca me ha apetecido llevar a las espaldas, ya que me tomo el rock muy en serio; lo que he intentado demostrar a lo largo de mi carrera es que no es sólo urgencia juvenil, como demuestran muchos de mis referentes", entre ellos Peter Gabriel o Eric Clapton.

 

"No imagino haber sido otra cosa que no fuera músico, tuve la suerte de enrolarme en grupos desde muy joven, pero tarde o temprano me hubiera convertido en músico" afirma el madrileño, quien se "sentiría desnudo" sin su melena y quien considera que es "la suerte y el esfuerzo continuo" el que le han hecho mantenerse, "incluso en momentos de crisis".

"Han sido muchos años con el empeño de no dar bandazos, siendo sincero con uno mismo", apunta Rosendo, orgulloso de que las posteriores generaciones de rockeros, encabezadas por Extremoduro, Platero y Tú o Marea, "hayan logrado una nueva conquista al superar la barrera que tenía el género y que impedía llegar a un público más amplio".