El 29 de mayo de 2006, interlocutores del PSOE y de la ilegalizada Batasuna se reunieron con el objeto de fijar los plazos de las futuras negociaciones, que empezarían con un "acuerdo político resolutivo" antes del 31 de julio —según informa el diario abertzale Gara—.

Ese acuerdo —siempre según Gara— sería el paso previo de una "mesa de partidos", que se crearía en octubre.

Para los representantes de la ilegalizada Batasuna, los tres ejes fundamentales de ese supuesto acuerdo al que debían llegar en julio se debía apoyar en tres pies fundamentales:

  • Un pacto de bases de lo que, a su juicio, eran las "cuestiones nucleares del conflicto".
  • Un esquema y un calendario acordado entre todos.
  • El acuerdo debía ser suscrito por PSE, PSN y la ilegalizada Batasuna.

"Es necesario pasar a una fase de negociaciones [...], valoramos y reconocemos la apertura de un nuevo ciclo político en la izquierda abertzale", dijo entonces el secretario general del PSE, Patxi López.

Apenas un mes después de este primer encuentro —6 de julio de 2006—, Patxi López y Rodolfo Ares —por el PSE— y Arnaldo Otegi, Rufi Etxeberría y Olatz Dañobeitita —por la ilegalizada Batasuna— se reunieron ante decenas de cámaras en un hotel de San Sebastián.