Mujeres en Dubai
Dos mujeres, comiendo en un restaurante de un rascacielos de Burj Khalifa, en Dubai. GTRES

Un tribunal de Dubai ha multado y detenido a dos mujeres transexuales, una española y otra portuguesa, por ir "disfrazadas de mujeres y entrar en un lugar restringido sólo para mujeres", ha denunciado la organización Amnistía Internacional.

Ambas mujeres, la española Alesandra Chanel (de 36 años) y la portuguesa Sofía Janeiro (de 18 años) fueron condenadas el pasado 19 de febrero a pagar cada una una multa de 2.000 dírhams de los Emiratos Árabes (que equivale a unos 478 euros). Al no poder hacer frente a esta sanción, se encuentran detenidas en la prisión central de Dubai, añade Amnistía Internacional.

Por este motivo, la organización ha pedido a las autoridades de Dubai que liberen a ambas mujeres, anulen su condena y les permitan volver a sus casa. Además, ha instado a los Gobiernos de España y Portugal intervenir con urgencia para su regreso.

Por otro lado, Amnistía Internacional teme que la policía de Dubai arrestara a las dos mujeres basándose en su apariencia física y aplicando el artículo 182 del Código Penal de Dubai (que pertenece a los Emiratos Árabes Unidos), que afirma que "cualquier hombre disfrazado con ropa de mujer y que entre en un lugar restringido sólo a las mujeres será penado como máximo a un año de cárcel y una multa de 2.000 riales (la moneda oficial de Arabia Saudí)". Pese a que Alesandra Chanel y Sofía Janeiro se identifican y viven como mujeres, sus pasaportes no las reconocen como tales.

"Arrestar, encarcelar o multar únicamente por su identidad de género es una grave violación de los derechos humanos. Alesandra y Sofía son presas de conciencia. Deben ser liberadas inmediatamente y sin condiciones. Estamos profundamente preocupados por su seguridad", ha manifestado esta organización.

Su detención se produjo en la estación de metro de Burj Khalifa el pasado 22 de enero cuando regresaban a su hotel tras ir de compras y hacer turismo en un centro comercial de Dubai. Al parecer, una persona las acusó de entrar en el baño de mujeres, afirmación que ambas niegan rotundamente, sostiene Amnistía Internacional.