La dirección colegiada del Partido Socialista de Madrid (PSM) ya maneja una relación de nombres para escudar al exministro Ángel Gabilondo en su candidatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Entre ellos están los de dos antiguos colaboradores, veteranos diputados madrileños y cuadros críticos con la gestión de Tomás Gómez. La lista definitiva, sin embargo, se consensuará con el propio Gabilondo. "Nos está haciendo un favor. Es lo menos que podemos hacer", subraya un miembro de la dirección nacional.

El proceso de elección ha comenzado con la presentación de propuestas. "Los miembros de la gestora, las agrupaciones locales e, incluso, militantes a título particular están elaborando las suyas", detalla un dirigente próximo a Pedro Sánchez. A día de hoy, por lo tanto, no hay una sola lista, sino varias, pero ya existen algunas certezas.

"Gabilondo nos está haciendo un favor", confirma un miembro de FerraUna de ellas, es la presencia entre los elegidos de Isabel Aymerich, miembro de la agrupación de Chamberí y jefa de gabinete de Gabilondo en el Ministerio de Educación. Es, probablemente, el mayor vínculo del catedrático con el PSM. "Si quiere, estará. Será la persona de confianza de Ángel", señala uno de sus compañeros. Le acompañarían Juan López, subdirector general de Ordenación Académica del Gobierno de Zapatero, y Victoria Moreno, integrada en la gestora, funcionaria en Educación y diputada regional desde esta legislatura.

José Cepeda, antiguo rival de Tomás Gómez hoy volcado con Pedro Sánchez, se integraría a petición de la dirección federal. Cepeda miraba desde hacía tiempo hacia la política nacional, pero la intervención de la federación madrileña le coloca de nuevo como hombre fuerte en la Comunidad. Daniel Méndez, exsecretario general de las Juventudes Socialistas de Madrid y exdiputado en el Congreso, cuenta con el aval de Jaime Lissavetzky y Rafael Simancas para ir en los puestos de salida.

La gestora pretende aprovechar el banquillo del PSM. Allí se encuentran nombres que se repiten en las distintas listas, como el de Pilar Sánchez-Acera, exdiputada regional y exconcejal de Economía, Hacienda, Seguridad y Recursos Humanos en Alcobendas. En 2012 le disputó sin éxito la Secretaría General a Tomás Gómez (perdió por 387 frente a 562 delegados).

También figuran el exedil madrileño Daniel Viondi, muy próximo a Pedro Sánchez; Diego Cruz, hombre de Gómez que ha convencido a la nueva dirección por su trabajo junto a Lissavetzky en el Ayuntamiento de Madrid; Modesto Nolla, diputado en la Asamblea; Rafael Gómez Montoya, exalcalde y actual portavoz socialista en Leganés; o la joven Mónica Carazo, concejal en Rivas que estuvo a punto de imponerse en las primarias por la candidatura a la Alcaldía.

Adiós al tomasismo

El sector tomasista espera pocas sorpresas. A imagen de lo que Gómez hizo al llegar a la secretaría general, los actuales diputados creen que la gestora se deshará de la guardia pretoriana del que fuera alcalde de Parla. El propio Gómez ha regresado a la Universidad Carlos III, donde ejerce como profesor de Economía. Maru Menéndez, su secretaria de Organización, ha solicitado su reincorporación al Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), donde es funcionaria.

La dirección aún no ha tomedo una decisión respecto a Pedro ZeroloLa puerta de salida está abierta para Rosa Alcalá (mano derecha de Gómez), Eusebio González Jabonero (portavoz de Educación), Amparo Valcarce (ex delegada del Gobierno en Madrid), Matilde Fernández (exministra de Felipe González), José Quintana (Fuenlabrada), Laura Oliva (Leganés), Enrique Cascallana (Alcorcón) o Paz Martín (Móstoles).

La dirección federal aún no ha tomado una decisión respecto a Pedro Zerolo, muy valorado, pero cuya candidatura apenas ha conseguido apoyos en las agrupaciones madrileñas.

129 aspirantes

Los partidos que quieran gobernar la región deben presentar una relación de 129 personas —una por cada escaño en liza en la Asamblea de Madrid— y seis suplentes. Los realmente importantes, en el caso del PSM, son los 30 primeros. "En las últimas elecciones conseguimos 36 escaños. Las encuestas decían que con Tomás Gómez al frente perderíamos no menos de diez asientos. Con Ángel Gabilondo, esperamos aguantar, pero que nadie espere un resultado como para tirar cohetes", admite un dirigente socialista.

Gabilondo podrá sugerir no solo nombres, sino, también, su orden en la lista. La aprobación definitiva se hará de forma consensuada una vez que el candidato se sienta cómodo con el equipo. La parte orgánica quedará en manos de la gestora, que deberá convocar un congreso extraordinario para que los militantes elijan a su secretario general en Madrid. El procedimiento no arrancará antes del mes de septiembre.

Consulta aquí más noticias de Madrid.