El juez Baltasar Garzón aceptó ayer actuar de intermediario con la Justicia de Estados Unidos en el caso de la letrada valenciana María José Carrascosa, encarcelada en Nueva Jersey acusada de desacato y de haber secuestrado a su hija, según confirmó su hermana, Victoria Carrascosa. Horas antes, la familia de María José Carrascosa se reunió ayer con el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. El ministro prometió a la familia tratar «con carácter prioritario» el caso con la secretaria de Asuntos Exteriores en EE UU, Condoleezza Rice, durante su visita del 1 de junio a España.