Majarones, merdellones y chusmones son las tres gracias de Málaga, según el periodista Alfonso Vázquez en Teoría del majarón malagueño, un libro que sigue la zaga de títulos de Almuzara como Teoría del trepa sevillano, Teoría del Séneca cordobés y La malafollá granaína.

 

Vaya homenaje a Málaga...

Está escrito con cariño y humor. Tiene aspectos críticos, pero destaca lo positivo. El objetivo es hacer reír.

¿Cómo explica el majarón?

Un individuo que manifiesta en muchas de sus acciones tener las facultades mentales perturbadas. Personas respetables, pero capaces de hacer algo inesperado.

¿Y los merdellones y chusmones son variantes?

Son otros personajes. El merdellón es alguien que gana mucho dinero, pero no es capaz de refinarse. La palabra viene del italiano, que significa mierdoso, y la trajeron los comerciantes genoveses en los s. xvi y xvii. El chusmón, un adolescente por domesticar.

¿Cómo define la ciudad?

Tiene muchas caras.

Por lo menos no tiene la malafollá del granaíno.

El malagueño tiene muchas cualidades, no intenta ser gracioso de profesión como el sevillano. Pero al ser una ciudad abierta, es también neurótica, con manifestaciones desconcertantes como el urbanismo enloquecedor.

Y ha sido de siempre: en el siglo xix Cánovas quiso derribar la Alcazaba para hacer una urbanización.

BIO

Nació en Málaga hace 37 años. Se licenció en Derecho y es periodista de La Opinión.