La inversión extranjera en Madrid quintuplica a la de Cataluña en pleno debate soberanista

El presidente de la Generalitat, Artur Mas (d), y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (i), se saludan momentos antes de una reunión en el Palau de la Generalitat catalana.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (d), y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (i), se saludan momentos antes de una reunión en el Palau de la Generalitat catalana.
EFE/Albert Olivé

Durante el último año, los inversores extranjeros se han decantado mayoritariamente por Madrid a la hora de decidir el destino de su dinero. Mientras tanto, Cataluña va quedando cada vez más alejada de los intereses foráneos.

Los datos oficiales del Ministerio de Economía certifican que Cataluña pierde atractivo económico frente a Madrid: entre enero y septiembre de 2014, la autonomía madrileña recibió 5.090,7 millones de euros de inversión bruta procedente del exterior de España; mientras, en el mismo periodo, llegaron a Cataluña 1.094,3 millones de euros, según la Estadística DataInvex. Es decir, Madrid casi quintuplica a Cataluña (concretamente, recibió 4,6 veces más).

Esta brecha entre ambas regiones se ha ensanchado en el último año. En 2013, la diferencia entre las inversiones recibidas por Madrid y Cataluña no llegaba al triple: entre enero y septiembre de ese año, llegaron a Madrid 5.553,9 millones de euros extranjeros, frente a los 1.999 millones que se destinaron a Cataluña (es decir, 2,8 veces más a favor de Madrid).

El motivo principal de esta ampliación de la diferencia entre ambas autonomías está en la abrupta caída de la inversión llegada a Cataluña: entre 2013 y 2014 (a nueve meses), la región catalana perdió un 45,2% de dinero extranjero; en el caso de Madrid también se perdió inversión, aunque en menor medida (se cayó un 8,3%).

Esta pérdida de inversión por parte de Cataluña coincide en el tiempo con la intensificación del debate soberanista y las aspiraciones independentistas del presidente de la Generalitat, Artur Mas.

El actual proceso soberanista se inició en verano de 2012, con la ruptura de las negociaciones entre el Gobierno español y el catalán a cuenta del pacto fiscal (Cataluña quería un concierto económico similar al del País Vasco y Navarra). A partir de ahí se inició una escalada de tensión entre ambas administraciones, que desembocó en la convocatoria de una consulta sobre la independencia (el 9 de noviembre de 2014). Así, pese a que el proceso se inició en 2012, fue a lo largo de 2014 cuando el debate tuvo mayor intensidad y, también, mayor proyección internacional.

De hecho, economistas consultados por 20minutos.esvinculan directamente la caída inversora de Cataluña con este proceso. Es el caso de Daniel Pingarrón, analista de mercados de IG Markets.

"El motivo de la mayor inversión en Madrid respecto a Cataluña es muy evidente. Uno de los factores es el tema del soberanismo, que ha deslocalizado inversiones en Cataluña. Es una cuestión subjetiva, que crea desconfianza en el inversor, hace menos atractiva la inversión por el riesgo de que en un momento dado Cataluña se puede independizar, y quedar fuera de la UE", asegura el analista.

También hay razones puramente económicas

Aunque Pingarrón también lo achaca a razones puramente económicas: "Las condiciones objetivas de traer la inversión son más favorables a Madrid: deuda, déficit público, creación de empleo, fiscalidad, creación de empresas. Es difícil encontrar una variable macroeconómica importante que en Cataluña sea más favorable que en Madrid".

Desde el Consejo General de Economistas (CGE) señalan que la inestabilidad es claramente un factor que ahuyenta las inversiones.

"¿Esto puede o no responder a incertidumbres políticas o institucionales? ¿Madrid da más sensación de estabilidad que Cataluña? Como norma general, la inestabilidad institucional, del tipo que sea, no favorece a la inversión sostenible en el tiempo; la inversión duradera tiene aversión a variables que se desconocen", señala el presidente del Consejo, Valentí Pich.

Más lapidaria es Victoria Torre, analista de SelfBank (el banco online propiedad de Societe Generale y La Caixa), que incluso llega a referirse a los casos de presunta corrupción de la familia Pujol como un factor que ahuyenta inversiones.

"Una de las principales razones por las que la inversión cae en Cataluña es por la inestabilidad política orquestada por los independentistas. Las manifestaciones, los viajes internacionales de Artur Mas para conseguir apoyos, la consulta y las tensiones originadas dentro de la propia Generalitat, ya sea por desacuerdos o por problemas de corrupción de los independentistas más abanderados, han hecho mella en la confianza de los inversores y empresarios.

El ladrillo madrileño y el comercio catalán

El destino final de las inversiones foráneas difiere en los casos madrileño y catalán. En Madrid, los extranjeros invierten más en el sector inmobiliario (construcción y compra de viviendas, por ejemplo), con 1.568 millones de euros entre enero y septiembre de 2014. Le siguen la industria y el sector financiero. En Cataluña, en cambio, el sector mayoritario de destino de las inversiones es el comercio, con 493,6 millones de euros en el mismo periodo. A mucha distancia se sitúan el sector inmobiliario y la industria.

Desde la Generalitat catalana quitan importancia a los datos de inversión registrados por el Ministerio de Economía. El conseller catalán de Empresa y Ocupación, Felip Puig, cree el "efecto sede" distorsiona los datos, ya que muchas inversiones extranjeras se computan en Madrid por estar allí la sede de las empresas al ser la capital del país. Pone como ejemplo las inversiones de 2014 hechas por Hewlett Packard en Sant Cugat, o por Hankook en Tarragona, que se computan en favor de Madrid en lugar de a Cataluña. Además, considera que las estadísticas ministeriales no han asignado a Cataluña una inversión de la filial estadounidense de una farmacéutica británica por 1.560 millones de euros.

"Esta consideración del conseller se trata de una inversión puntual. De ser acertada, no cambia nada el panorama de que en la abrumadora mayoría de los sectores ha caído la inversión", explica Jesús Sanz, coordinador de información económica de la asociación Convivencia Cívica Catalana.

Por su parte, la Comunidad de Madrid saca pecho con la comparativa de inversiones: "Estos resultados son fruto de las políticas que la Comunidad de Madrid llevan realizando en la última década, basadas en la eliminación de trabas a la creación de empresas, la liberalización de horarios comerciales, así como a una menor presión fiscal para los contribuyentes", señaló el consejero de Economía y Hacienda, Enrique Ossorio. También mencionó la estabilidad política y presupuestaria como factores que ayudan a crear un clima de confianza para el inversor internacional.

País Vasco, la tercera comunidad en inversión

Por otro lado, el resto de autonomías españolas queda muy lejos de la inversión recibida por Madrid y Cataluña. La siguiente región en montante de inversión extranjera es el País Vasco (673,9 millones de euros entre enero y septiembre de 2014). A continuación se sitúan Extremadura (198,8 millones), Andalucía (152,7 millones), Baleares (144,8 millones), Castilla y León (129,3 millones), Comunidad Valenciana (127 millones) y Canarias (113,4 millones).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento