Doñana, una hembra de lince ibérico nacida este año en el centro de cría en cautividad en el espacio natural de Doñana, ha muerto accidentalmente. La muerte de la cachorra se produjo cuando su madre, Esperanza, medió para separar a su camada en una de las peleas habituales en estos felinos en sus primeras semanas de vida. Así, Esperanza aplastó involuntariamente el tórax de su cachorra al intentar defenderla.