En España se abusa de detenidos  e inmigrantes, según Amnistía
Esteban Beltrán.
El próximo año se cumplirá el sexagésimo aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos. A pesar del tiempo transcurrido, todavía queda mucho por hacer, como indica el informe anual de Derechos Humanos presentado ayer por Amnistía Internacional.

Guerras, violencia contra la mujer, ataques a la libertad de expresión, leyes discriminatorias, rechazo al inmigrante... , la lista es interminable. Tampoco España se salva. En nuestro país, el informe identifica cinco focos problemáticos:

Abuso y tortura policial: Siguen produciéndose en España informes de tortura y malos tratos. Amnistía critica la impunidad de los agresores y la falta de investigaciones independientes. Como ejemplo de esto, recurre al caso Roquetas, en el que la jueza solicitó la ayuda de los mismos mandos acusados del abuso. La solución, para esta organización, exigiría la creación de una comisión independiente que investigara los casos de maltrato y tortura protagonizados por fuerzas policiales.

Migración y asilo: Se critica que España sigan dictando órdenes de expulsión contra inmigrantes indocumentados. También que no haya avances en la investigación por la muerte de 13 inmigrantes en la frontera de Ceuta y Melilla en 2005. A eso se suman seis muertes más en 2006 sin una investigación ni en el lado marroquí ni en el español.

Violencia doméstica: Ochenta y seis mujeres murieron el pasado año en España por violencia doméstica, 68 de ellas a manos de sus parejas o ex parejas. Amnistía denuncia que los tribunales carecen de recursos, que las autoridades rechazan un 20 % de las solicitudes de protección y que no hay suficientes programas de rehabilitación para todos los maltratadores.

Amenazas en el País Vasco: Amnistía denuncia la intimidación a la que se enfrentan amplios sectores de la población del País Vasco. También advierte del rebrote de la violencia callejera.

Ley de la memoria histórica: El informe asegura que la aprobación del texto que se baraja supondría una ley de punto final que violaría normas internacionales y crearía indefensión a los familiares de las víctimas.

También hubo aciertos

Pero España también tuvo aciertos: primero, por la aprobación del Plan Nacional de Sensibilización y Prevención de la Violencia de Género. Segundo, por la ratificación del protocolo adicional contra la tortura. También por la decisión del Tribunal Supremo de rechazar las declaraciones extraídas bajo tortura. Por último, por la ley de igualdad, que permite solicitar asilo en casos de violencia doméstica.

Pasos para cambiar el mundo

En su informe, Amnistía también propone soluciones. Sugiere que los gobiernos reformen las políticas de seguridad nacional que generan temor y restringen los derechos. También pide cambios, en materia de Derechos Humanos, en el Consejo de Seguridad de la ONU, hoy totalmente desprestigiado. Asimismo, reclama que se consoliden los avances en justicia internacional, en la regulación del comercio de armas y en el respaldo a la moratoria contra la pena de muerte. Por último, pide un papel más prominente de EE UU, quizás con la ansiada ilegalización de la tortura.

5 preguntas a...

Esteban Beltrán, Dtor. sección española de Amnistía Internacional.

1 ¿Mejoró el mundo en 2006?

Se consiguen avances, como en el caso de la justicia internacional. Hay retrocesos en el número de presos de conciencia y la censura en Internet.

2 ¿Cómo se llega a esa situación de mayor miedo?

El miedo planificado por los gobiernos es muy poderoso. Hay más miedo al otro en aras de una mayor seguridad que no llega.

3 ¿Cuáles son las zonas o países en mayor peligro?

Aquellos con conflictos armados. De los 20, 12 están en África.

4 ¿Recuperará EE UU la credibilidad perdida en Irak o Guantánamo?

Hay un nuevo panorama con el Congreso y el Senado demócratas, que podrán desarmar algunas de las políticas. Mientras tanto, el único contrapeso es Europa.

5 ¿Es positivo el balance de España?

Hay luces y sombras. La gran sombra son los derechos de los inmigrantes.

Inmigración, miedo al otro

200 millones de personas emigran en el mundo. En 2006, murieron 6.000 intentando llegar a Europa. En Grecia, Italia, Malta y el Reino Unido se produjeron detenciones ilegales y privaciones de derechos.

Terrorismo, leyes perversas

Las estrategias terroristas pueden contribuir a aumentar la división. Arrestos sin control judicial, torturas, traslado de presos con la connivencia de terceros países y un gran punto negro: Guantánamo.

Libertad de expresión, mucha más censura

El año pasado, al menos diez países ejercieron algún tipo de censura sobre Internet. Rusia, Colombia, Camboya, Cuba y otros países promulgaron leyes para acallar la disidencia y la labor de los activistas.