B-20 en Santa Coloma
Los coches circulan por el tramo de la B-20 en Santa Coloma a una velocidad máxima de 90 km/h. (Gastón Gil) GASTÓN GIL
Santa Coloma de Gramenet prevé que, a partir de junio, se reduzca a 60 km/h la velocidad del tramo de la B-20 entre Torribera y el Puente "para mejorar la seguridad en las incorporaciones y para reducir la emisión de ruido", que molesta a los vecinos, según explicó ayer a 20 minutos el alcalde, Bertomeu Muñoz.

Actualmente en este tramo se circula a una velocidad máxima de 90 km/h.
En este tramo de más de un kilómetro, situado justo antes de entrar a Barcelona, en sentido Llobregat, se puede ir ahora a 90 km/h.

Incluye los accesos del Nus de la Trinitat y Santa Coloma. Tienen una gran intensidad de tráfico y la incorporación a la B-20 se hace peligrosa.

Ahora, son al menos 90.000 los vehículos que circulan diariamente por la B-20 al paso por Santa Coloma. La Ronda de Dalt soporta 166.192 coches cada jornada.

Antes del verano

"Estamos en conversaciones con Fomento y el Servei Català de Trànsit. Ellos deberán establecer el sistema operativo. Nos gustaría que antes del verano", apuntó Muñoz.

La Generalitat quiere reducir la velocidad a 80 km/h en las autopistas y vías rápidas en torno a Barcelona
También se realizarán otras actuaciones, como la ampliación de la semicobertura de la B-20 (si fuese total, el túnel quedaría largo y quizá peligroso). Y ya se ha puesto asfalto sonorreductor en algunos tramos.

A 80 km/h en autopista y vía rápida

El Departament de Medi Ambient aseguró ayer continúa viendo "necesario" reducir a 80 km/h la velocidad máxima en las autopistas y vías rápidas en torno a Barcelona.

Por su parte, el Departament de Política Territorial (en manos del PSC) ni lo confirma ni lo desmiente, a diferencia de Medi Ambient (conselleria que lleva ICV).

Rebajando la velocidad, la conselleria liderada por Francesc Baltasar pretende atajar la contaminación. Pasar de 120 a 80 km/h contamina hasta un 30% menos.