Arturo Fernandez y Amparo Baró vuelven hoy a la tele.
Arturo Fernandez y Amparo Baró vuelven hoy a la tele.

Dos veteranos de la escena española, Arturo Fernández y Amparo Baró, vuelven a la televisión, y lo hacen con dos series que se estrenan a la vez esta noche  (22.00 h) y que lucharán por la audiencia en el prime time de los jueves.

En el caso de Arturo Fernández, la serie es Como el perro y el gato, una historia hecha para el actor en la que él mismo interpreta a los dos protagonistas.

El eterno galán da vida a dos gemelos que hace cuarenta años que no se ven.

Uno es un fraile un tanto atípico y el otro un seductor, cantante de boleros, al que se daba por muerto y que regresa de Suramérica huyendo de una mafia colombiana a la que ha robado.

Para ambos será una sorpresa ver en qué se ha convertido su hermano gemelo.

Junto con Fernández estarán en el reparto de esta serie de TVE 1 la también veterana Silvia Tortosa, Alejandra Torray, Vicky Lagos, Nuria Herrero, Luisber Santiago o Balbino Acosta.

Y tras ‘Siete vidas’...

Amparo Baró, por su parte, vuelve, tras Siete vidas, con El internado, una serie de  Antena 3 ambientada en un colegio residencia llamado La Laguna Negra.

Misterio y aventuras se mezclan con las relaciones humanas. Baró es la gobernanta del internado, arisca y sarcástica, pero con un gran corazón.

Además de algunas jóvenes promesas, como Martín Rivas, la pequeña Carlota García, Ion González, Ana de Armas o Raúl Fernández,  acompañan Luis Merlo (Aquí no hay quien viva), que da vida al director del colegio; Elena Furiase, una de las alumnas; Marta Torné y Natalia Millán, que da vida a la profesora de Historia.

Unos decorados espectaculares

De El internado destaca el enorme despliegue en decorados y localizaciones.

Además de en 1.200 m2 de plató de interiores, la serie se desarrolla en un edificio de aspecto medieval, situado en la localidad madrileña de Torrelodones, rodeado por un misterioso bosque.

Para Como el perro y el gato, la serie de Arturo Fernández,  se han creado los decorados de las casas de los protagonistas, pero también el monasterio donde viven los frailes, además de contar con muchas escenas en exteriores.