Urgencias de un hospital
Imagen de archivo de las urgencias de un hospital. ARCHIVO

Decenas de pacientes llenan los pasillos de los servicios de urgencias de los principales hospitales de Barcelona y su área metropolitana coincidiendo con el pico de la epidemia de gripe. Algunos deben esperar hasta cinco días para subir a planta pues, pese al Plan Integral de Urgencias que prevé reforzar el servicio en invierno, cientos de camas siguen cerradas.

Es una situación cíclica y previsible pero no se hace nada"Es una situación cíclica y previsible pero no se hace nada, no se incrementa el número de camas y si se hace, no es de forma suficiente", denunció a 20minutos el secretario general de Metges de Catalunya, Francesc Duch, para quien es "una imagen tercer mundista que no debe darse".

En Vall d'Hebron, por ejemplo, se han acumulado más de 90 de pacientes, algunos de los cuales han tenido que esperar hasta cuatro o cinco días antes de subir a planta. Sin embargo, y pese a los refuerzos con motivo de la campaña de la gripe, en el hospital permanecen 500 camas cerradas, según UGT. Hace un año el que era director del Urgencias denunció el colapso y poco después fue relevado aunque la Consejería de Boi Ruiz lo atribuyó a una "reorganización" del hospital.

atribuyen la destitución a una "reorganización" del hospital.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/2188449/0/cese-jefe-urgencias/denuncia-colapso/vall-dhebron/#xtor=AD-15&xts=467263

La escena se repite en el Moisès Broggi de Sant Joan Despí, con 16 enfermos en los pasillos y medio hospital cerrado. En Bellvitge, el miércoles había 27 pacientes pendientes de ingreso mientras había 200 camas sin usar; en el Joan XXIII de Tarragona eran una veintena, y en Viladecans (Barcelona) había una docena de enfermos en los pasillos y en los boxes individuales se trataba a dos personas.

No hay una saturación por mal uso sino por la falta de recursos. El déficit de camas es estructuralDesde Salud se pide hacer un uso responsable y acudir al CAP o a los CUAP (centros situados entre los ambulatorios y los hospitales). Duch comparte esa opinión pero critica el cierre de algunos CAP con atención continuada. "Si alejas los centros sanitarios, obligas a los usuarios a desplazarse e irán adonde le resolverán todo aunque deban esperar más", agrega y recuerda que la situación no solo perjudica a los pacientes sino también al personal.

Para la responsable de Salud en UGT, María José Molina, "no hay una saturación por mal uso sino por la falta de recursos. El déficit de camas es estructural". Prueba de ello es que en el hospital de Sant Pau, la saturación no solo afecta el servicio de urgencias sino también el área de reanimación, donde los pacientes que han sido operados quirúrgicamente deben permanecer hasta conseguir una cama.

En cualquier caso, los ambulatorios de la capital catalana tampoco dan alcance, pues llegan a duplicar el número de visitas y hay médicos de baja, como ocurre en el de Sants. El CAP de Manso y el de Sant Martí también están llenos desde la semana pasada.

Cientos de camas permanecen cerradas y 5.500 trabajadores sanitarios menos que hace cuatro años

La sindicalista denuncia el "ERE encubierto" aplicado en los últimos años. En este sentido, recuerda que entre 2011 y 2015 la plantilla del Institut Català de la Salut (ICS) se ha reducido un 14,67% al no contratar personal ni tan siquiera para sustituir a quienes se jubilaban. Así, se han perdido 5.500 trabajadores de todas las categorías de los 37.500 que tenía.

Tanto ella como Duch coinciden en señalar que si bien el personal sanitario intenta atender a los pacientes lo mejor posible, "las condiciones de espera, de intimidad y confidencialidad son deficitarias", lamenta Molina.

El pico de gripe podría durar pues el virus llegó una semana más tarde de lo habitual y la epidemia podría no haber alcanzado su nivel máximo. A falta de conocer los datos que se facilitarán este jueves, hay 346 casos de gripe por cada 100.000, un 44% más que la semana anterior y 124 más que en el conjunto del país.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.