Los responsables de la Protectora de Animales Sin Fronteras de Ponteareas (Pontevedra) encontraron ayer otro perro muerto, «posiblemente porque comió algún resto de pienso envenenado», aseguran. Y es que reconocen que, por el momento, no han vuelto a hallar más comida de los canes en mal estado. Con él son ya 26 los perros fallecidos en poco más de una semana. Ante este hecho, las muestras de solidaridad han llegado desde lugares como Irlanda, París, Tenerife, Extremadura y también de los propios ponteareanos.