Los vecinos del centro, con miedo a los ‘gorrillas’
En Rosalía de Castro, la presencia de gorrillas es permanente. (M. Vila)

Aparcar en el centro de Vigo cuesta mucho.

No sólo por el tiempo que perdemos a diario para encontrar el hueco perfecto, sino porque lo más probable es que, cuando lo veas, sea zona azul y encima haya una persona de pie que te indica que ése es un sitio especial.

Un sitio reservado por y para los gorrillas.

Así que ya sabes lo que significa: que además de los 1,20 euros de la ORA tendrás que colaborar con 60 céntimos como mínimo, por la causa, y si pagas menos, te supondrá una bronca absurda sobre los derechos y no derechos de esa persona.

La escasez de zonas de aparcamiento en superficie por el casco urbano se empieza a notar y las 1.211 plazas que se han eliminado en los dos últimos años por las obras de humanización en la Alameda y Churruca, hace que cada día sean muchos los vigueses que se encuentran con este problema.

En Rosalía de Castro, Areal y la praza da Estrela saben muy bien de qué va la cosa.

Los camareros de los bares de la zona ven "a diario" ese tipo de situaciones; los controladores de la ORA prefieren no meterse en las disputas verbales que presencian y "llaman directamente a la Policía Local para que intervenga", aunque "sólo se limitan a identificarlos".

Los trabajadores del Centro de Salud pagan, "por miedo a que les rayen el coche. Como todo el que quiere aparcar".

20 minutos contabilizó hasta 24 gorrillas.

Aparcando 10 coches cada uno al día por 1 euro, sangran 240 € diarios a los conductores.

Alicante o Sevilla ya multan a los gorrillas.

Aquí, seguiremos esperando y pagando.

Aparcamiento completo

Un día cualquiera, el parking más grande de Vigo, en Rosalía, se completa por la mañana y el próximo mes de agosto se verá obligado a cerrar.

La pasada semana 20 minutos pudo contabilizar 23 vehículos en doble fila. L

a presencia de gorrillas es habitual en los alrededores de la calle Cuba, en la zona de Povisa, en Praza da Independencia y en los alrededores del Hospital Xeral.