Delegados de UGT realizaron hoy un encierro de siete horas en las instalaciones del tanatorio VigoMemorial para exigir que la empresa retome el diálogo con los trabajadores y readmita a dos empleados despedidos hace una semana.

Estos despidos centran el motivo de una huelga indefinida convocada para el próximo lunes y que, según el sindicato, "podría evitarse" si la empresa hubiese respondido.

Los sindicalistas, entre los que se encuentran los tres delegados del centro, permanecieron desde las 13.00 horas de hoy y se fueron relevando en varios turnos de entre 15 y 20 personas, hasta las 20.00 horas, que decidieron poner fin a la protesta al no recibir ninguna comunicación por parte de la directiva.

Según explicó el secretario comarcal de la Federación de Servicios de UGT, Santos Sánchez, la protesta no interfirió en la actividad del tanatorio de la empresa Pompas Fúnebres del Atlántico ya que las protestas consistieron en la ocupación del hall del centro, en la que permanecieron con una pancarta en la que pedían la readmisión de los trabajadores al considerar que se trata de "despidos improcedentes".

Permanecieron con una pancarta en la que pedían la readmisión de los trabajadores

Ante esta situación, UGT denunció que "ningún responsable de la empresa acude al centro ni coge el teléfono para intentar arreglar la situación", a pesar de que los delegados llevan "una semana esperando por un representante de la empresa que se comprometió a hablar" y destacó que, mientras que, a pesar de ser una empresa "modélica" en el sector, "desde hace unos 10 meses no existe interlocución con los trabajadores" y "todo lo que huele a sindicato va fuera".

Huelga indefinida

Santos Sánchez pidió a la empresa que retome el diálogo con los representantes de los 43 trabajadores para que "no les obligue a ir a la huelga indefinida" que el sindicato tiene convocada para el próximo lunes.

Según explicó, la directiva de VigoMemorial "juega con el factor de que un tanatorio es un tema delicado" y trata de forzar la convocatoria "para enfrentar a unos trabajadores con otros".

En caso de no recibir respuesta, el lunes comenzará el paro indefinido de los 43 trabajadores del centro quienes, desde que se produjeron los despidos, se han negado a hacer horas extras. Esta carencia fue suplida en un principio mediante la colaboración de la otra empresa de servicios funerarios de la ciudad, Emorvisa, aunque ésta anunció que a partir de hoy no cederá más personal durante el conflicto.

Despidos improcedentes

El secretario comarcal de la Federación de Servicios de UGT destacó que los dos afectados han recurrido a la vía judicial para denunciar su situación. En este sentido, destacó que se trata de dos "despidos improcedentes que incluso admite la propia empresa", en un caso porque uno de ellos "llegaba a menudo tarde a su trabajo", circunstancia que desmintió, mientras que a la otra afectada se le achacaba "falta de adaptación, tras cinco años en su puesto".

Uno de ellos "llegaba a menudo tarde a su trabajo"

Finalmente, recordó el caso de otro trabajador del mismo centro, despedido el pasado año, y al que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia dio la razón al considerar su despido como improcedente, mientras que actualmente se encuentra a la espera de que la empresa decida si recurre al Supremo, o bien lo indemniza o readmite en su puesto.