Portaaviones en el estrecho de Ormuz (Reuters)
Dos portaaviones navegan en aguas del estrecho de Ormuz escoltados por varias fragatas REUTERS/U.S. Fifth Fleet REUTERS

Nueve buques militares estadounidenses, incluidos dos portaaviones, han llegado al golfo Pérsico para participar en unas maniobras militares en aguas internacionales, en el mayor despliegue naval de EEUU en la zona desde 2003.

Los barcos, con unos 17.000 militares a bordo, cruzaron la pasada madrugada el estrecho de Ormuz, en la entrada del golfo Pérsico, según fuentes militares estadounidenses citadas por los medios de comunicación de la región.

Advertencias desde el portaviones

El objetivo de las maniobras es mostrar el compromiso de EEUU con la seguridad de los países aliados de Washington en la zona, así como con la libre navegación en el golfo Pérsico, según las fuentes.

Las maniobras se producen para mostrar el compromiso de EE UU con la seguridad de la región
El estrecho de Ormuz es un paso de la mayor importancia estratégica para la navegación en esa vía marítima, de donde sale una cuarta parte de las necesidades de petróleo del mundo.

Este masivo despliegue naval de EEUU en la zona se produce dos semanas después de que el vicepresidente de EEUU, Dick Cheney, advirtiera, desde un portaaviones de su país en el Golfo, de que Washington no permitirá que Irán tenga acceso a armas nucleares o controle la región.

Cheney también reiteró el compromiso de su país con la libre navegación en el golfo Pérsico.

Mensaje para Irán

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, insistió en que las "fuerzas extranjeras" abandonen la zona, al considerar que "dañan y no benefician", y que "los países del golfo Pérsico son los que mejor pueden proteger su seguridad".

Ahmadineyad se ofreció para proteger la seguridad regional en una visita a los Emiratos Árabes Unidos
Ahmadineyad hizo esta declaración durante una visita en los Emiratos Árabes Unidos, en la que también ofreció a los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) firmar acuerdos defensivos con Irán para proteger la seguridad regional.

El CCG, integrado por Arabia Saudí, Emiratos, Bahrein, Kuwait, Omán y Qatar, todos aliados de EEUU, y que no han comentado hasta el momento la llegada de esos barcos en la región, han expresado repetidamente su inquietud por la tensión entre Washington y Teherán por el programa nuclear iraní y han instado a una salida negociada del contencioso.

Estas maniobras tienen lugar pocos días antes de que embajadores de EE UU y de Irán se reúnan el próximo lunes para hablar de la situación de Irak, y el mismo día en el que el Organismo Internacional de la Agencia Atómica asegurara que Irán ha intensificado el enriquecimiento de uranio .