David Cameron
David Cameron, en un discurso. EFE

El primer ministro británico, David Cameron, dijo este martes que si es reelegido el próximo 7 de mayo su Gobierno obligará a los jóvenes que lleven seis meses desempleados a hacer trabajo comunitario a cambio de poder cobrar la ayuda de desempleo.

En un discurso en Hove, en el sureste de Inglaterra, Cameron aseguró que esta medida, que se aplicaría a los ciudadanos de entre 18 y 21 años, "acabará con el desempleo de larga duración" y evitará que los jóvenes "se vean absorbidos a una vida dependiente de las ayudas estatales".

Según su plan, esos jóvenes que en seis meses no hayan trabajado o estudiado pero que quieran reclamar ayudas sociales deberán hacer 30 horas semanales de trabajo comunitario gratis, como por ejemplo limpiar grafiti, recoger basura o preparar comidas para ancianos.

Cameron dijo que lo que necesitan los jóvenes es "orden y disciplina" "Ese camino trillado de la escuela al centro de desempleo y de ahí a una vida de prestaciones sociales debe ser erradicado", afirmó el líder conservador, que aspira a un segundo mandato en las elecciones del próximo mayo. Además de trabajar gratis 30 horas semanales, los jóvenes tendrán que dedicar otras diez a buscar empleo para poder percibir esa ayuda de paro, que asciende a 57,35 libras a la semana (unos 75 euros).

Cameron dijo que lo que necesitan los jóvenes es "orden y disciplina", por lo que las labores en la comunidad les obligarán a "presentarse en el puesto de trabajo cada día", en lugar de caer en la inactividad. "Tu primera experiencia de las ayudas sociales debe ser que puedes recibir ayuda, pero no a cambio de nada, sino que debes dar algo de vuelta a la comunidad", argumentó el primer ministro.

Cameron también ha propuesto que los desempleados con problemas de obesidad o alcoholismo perderán sus prestaciones si rechazan recibir tratamiento para sus aflicciones. Para abordar el desempleo juvenil, el Partido Laborista de Ed Miliband, en la oposición y líder en las encuestas de intención de voto, ofrece "una garantía laboral", por la que se hará una oferta de trabajo de seis meses a todos los jóvenes desempleados, que perderán sus prestaciones si la rechazan.