Las misses, en traje de baño.
Massiel Taveras, de República Dominicana, Viktoria Azovskaja, de Estonia y Valentina Massi, de Italia. EFE

La agenda de las 77 misses que compiten por el título de Miss Universo empieza a estar repleta según se acerca el día de la Gala en la que una de ellas se convertirá en la mujer más bella del mundo.

Desde que llegaron a finales de abril a México, país que acoge este año el certamen, las actividades de las misses han ido de menos a más, y han crecido en intensidad. Desde los primigenios paseos por Ciudad de México, a subastas benéficas o cenas de gala con empresas y patrocinadores, hasta ahora las bellezas sólo han tenido tareas de promoción y lúdicas.

Pero el concurso avanza. Ya el 19 de mayo comenzaron a lucirse las participantes con vistas a la selección oficial. En ese caso fue en traje de baño, a lo que siguió un día después el pase de trajes típicos, en el que las misses se vistieron con los atuendos tradicionales de sus lugares de origen.

Las mises pasan por una entrevista personal, donde se busca el equilibrio entre belleza e inteligencia.

Este lunes y martes se enfrentaron con una de las pruebas más duras para las chicas: La entrevista personal con el jurado preliminar.

Una a una las misses fueron pasando a una sala del Auditorio Nacional de México D.F. donde les esperaban Fred Howard, un conocido modelo norteamericano, Adel Chabbi, estilista francés, Dimitris Margetas, empresario belga, Justin Pasek la panameña elegida Miss Universo 2002, Leigh Rossini, publicista norteamericana y la norteamericana Thuy Tran, agente de moda.

Esta entrevista pretende explorar las condiciones intelectuales de las modelos, para que exista un equilibrio entre la belleza y la preparación de la que será Miss Universo.

Las mises comienzan ahora los ensayos, una de las tareas más duras.

Este mismo miércoles las bellezas han de participar en el espectáculo de presentación oficial, donde ya tendrán que desfilar en bañador y en traje de gala.

Del 24 al 27 de mayo se prepara la gala de coronación, de forma que tienen lugar todos los ensayos. Las misses participan en ellos, dentro del Auditorio Nacional de Ciudad de México, donde tendrá lugar la elección de Miss Universo. Es el momento más duro y donde más se exige a las misses, para que todo salga a la perfección.

Las chicas tienen que preparar el orden en que saldrán al escenario, las coreografías, los cambios de vestuario y conocer a fondo todas las fases del concurso.

Paralelamente, y dado que la gala se retransmite por televisión a todo el mundo, en el auditorio tienen lugar ensayos con "falsas misses" que reproducen al detalle el desarrollo de la gala.