La juez que investiga el caso de Piotr Piskozub, el joven polaco que falleció el día 2 de octubre de 2013 en el centro de acogida municipal después de haber sido dado de alta en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, ha citado en abril a los forenses que realizaron el informe según el cual la víctima no recibió en dicho centro hospitalario el tratamiento adecuado a la "desnutrición severa" y a la "delgadez extrema" que presentaba.

En este sentido, fuentes del caso han informado a Europa Press de que la juez de Instrucción número 5 de Sevilla ha citado el próximo día 14 de abril a los dos forenses que realizaron este informe definitivo de autopsia, que es clave en la causa, a fin de que se ratifiquen en el mismo y de resolver cuantas dudas puedan surgir.

Cabe recordar que, en base a este informe, la instructora ha imputado en la causa a tres médicos y a un enfermero del Hospital Virgen del Rocío, todos los cuales han comparecido ya ante la magistrada, que también ha citado el 25 de febrero a tres testigos, como son dos policías locales que recogieron al polaco en la calle y lo llevaron al Virgen del Rocío y un trabajador social que recogió al fallecido en el centro hospitalario para trasladarlo al albergue municipal.

En el informe, al que ha tenido acceso Europa Press, los forenses ponen de manifiesto que, "según la Organización Mundial de la Salud, un estado de desnutrición severo" como el que presentaba la víctima "es indicativo de hospitalización, tratamiento de malnutrición, realización de pruebas diagnósticas para la detección de enfermedades de base —al menos hemograma, bioquímica y radiografía de tórax— y tratamiento de las mismas".

A juicio de los forenses, "la realización de dichos estudios complementarios hubiera permitido llegar al diagnóstico de la patología asociada a la desnutrición y la instauración del tratamiento específico para ese proceso morboso".

Los forenses señalan que Piotr ingresó en Urgencias del Virgen del Rocío a las 00,29 horas del 2 de octubre de 2013, tras lo que a las 00,58 horas comenzó a ser atendido por el facultativo encargado de la consulta a la que fue asignado, quien hizo constar en la historia clínica "el aspecto desnutrido que presentaba".

Así, la víctima pesaba 45 kilogramos, medía 1,85 centímetros y presentaba un perímetro abdominal de 62 centímetros, por lo que presentaba un índice de masa corporal de 12,6 kilogramos/m2, "lo cual es indicativo de delgadez extrema según la OMS y sugestivo de desnutrición severa", dicen los forenses.

El informe recoge que, finalmente y tras descartar la presencia de signos de proceso infeccioso y sintomatología respiratoria, los médicos descartaron la necesidad de realizar pruebas complementarias e instaurar tratamiento alguno, siendo dado de alta a las 2,06 horas y derivado a los servicios sociales municipales.

Según el informe, "a pesar de que la exploración realizada resultase inespecífica, destacándose la ausencia de signos de proceso infeccioso y sintomatología respiratoria, el paciente presentaba un estado de desnutrición, el cual ya fue detectado durante la primera asistencia y recogido en la historia clínica".

En este caso, el informe argumenta que lo "preceptivo" era la hospitalización de la víctima para "tratar de manera específica la malnutrición, corregir las carencias, suprimir las anomalías metabólicas e iniciar la alimentación", y, en segundo lugar, para "realizar las pruebas complementarias pertinentes para diagnosticar las posibles situaciones que puedan originar una malnutrición secundaria, ya que es esta la más frecuente en los adultos".

DESNUTRICIÓN

Así, "inicialmente, al menos, debe realizarse una analítica de sangre que incluya hemograma y bioquímica y una radiografía de tórax", asevera, añadiendo que en el caso de Piotr "la realización de dichas pruebas hubiera permitido alcanzar el diagnóstico de la patología de base relacionada con el estado de desnutrición, una neumonía abscesificada en paciente con tuberculosis miliar, la cual se determinó como la causa de la muerte tras la realización de la autopsia médico legal".

Al hilo, dice que, "una vez establecido el diagnóstico de neumonía grave y tuberculosis miliar, atendiendo a los criterios de estratificación del riego, se hubiera tenido que instaurar el tratamiento específico para dichos procesos morbosos".

Para terminar, y a modo de conclusión, el informe señala que Piotr "presentaba un estado de desnutrición severo, resultando inespecíficos los hallazgos del resto de las pruebas practicadas —auscultación y exploración física—", tras lo que fuera dado de alta "con el juicio diagnóstico de 'problemática social'", falleciendo a las 14,21 horas.

Tras conocer el informe, la Cooperativa Jarsia Abogados, que ejerce la acusación particular en nombre de la madre y el hermano del fallecido, emitió un comunicado en el que señala que "la conclusión general de dicho informe es que se ha producido una grave negligencia médica de los servicios públicos de salud en Andalucía".

A su juicio, "en un estado de desnutrición tan severo, y que fue reconocido por los médicos que le atendieron, Piotr debió ser ingresado de manera preceptiva e inmediata, conforme a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud", ya que, "si hubiese sido ingresado, se habría podido diagnosticar y tratar las patologías por las que falleció horas después —neumonía y tuberculosis—, e incluso entendemos que se podría haber salvado su vida".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.