El alcalde de Lorca, Francisco Jódar, ha hecho un llamamiento a la tranquilidad de la población lorquina, tras registrarse la pasada noche y esta madrugada dos terremotos de 2,7 y 2,1 grados en la escala de Ritcher.

"Ha sido un susto", ha reconocido Jódar, quien advierte que estos pequeños movimientos sísmicos en Lorca son habituales, ya que se encuentra en la falla de Alhama.

No obstante, reconoce que antes de que se produjeran los seísmos del 11 de mayo de 2011 "nos lo tomábamos un poco a broma, pero ahora es lógico, porque existe psicosis después de esto". Incluso, ha comentado que en el barrio de Los Ángeles de Lorca, la gente "salió a la calle".

Para concluir, ha recomendado que se sigan las instrucciones en caso de que el temblro sea más fuerte.

Por su parte, el obispo de la Diócesis de Cartagena, monseñor José Manuel Lorca Planes, considera que estos movimientos sísmicos "están tocando la fibra más sensible de un lorquino".

"En cuatro años reconstruimos una ciudad, pero el miedo o el temor a un movimiento de la tierra no se reconstruye fácilmente", ha advertido Lorca Planes.

Consulta aquí más noticias de Murcia.