El Obispado de Córdoba, ante las críticas del sindicato Ustea y tras recordar la Junta de Andalucía a los centros educativos las condiciones a cumplir para que pueda visitarlos el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha afirmado que la visita del máximo responsable de la Diócesis a los centros escolares "cumple escrupulosamente con la normativa".

De hecho, según ha subrayado el Obispado en un comunicado, "las acusaciones contra el obispo en este punto se sitúan en el acoso sistemático a la clase de Religión Católica, que la inmensa mayoría de los alumnos de los centros escolares de la Diócesis de Córdoba solicitan libre y democráticamente cada año, en el uso de su derecho a la libertad religiosa", un derecho "que se pretende conculcar y para cuya defensa el Obispado de Córdoba usará todos los medios que la Ley le ofrece".

En este sentido, el Obispado ha recordado que "la visita pastoral es una actividad que todos los obispos llevan a cabo en sus respectivas diócesis" y Demetrio Fernández concluirá este año 2015 "la primera vuelta a todas y cada una de las parroquias de la Diócesis, conociendo muy de cerca la realidad que le ha sido encomendada como obispo de Córdoba".

En tales visitas pastorales, "acogiéndose al derecho que le otorga la libertad religiosa de un estado democrático", el obispo "visita también a los alumnos de los centros públicos y concertados que libremente han solicitado religión católica", que, "según datos del curso 2013-2014 son el 90'73% en Primaria y el 57,74% en Secundaria, como hacen los ministros de las demás religiones en los casos paralelos".

Desde el Obispado se ha subrayado que "no se trata de un privilegio, sino del reconocimiento de un derecho de los alumnos a recibir la visita de sus representantes religiosos, derecho consagrado en nuestra vigente Constitución".

Es más, según ha informado el Obispado, "prácticamente en todos los centros ha sido recibido con gran alegría del claustro, de los alumnos de Religión Católica y de sus padres. En muchos casos el equipo directivo ha considerado el acontecimiento como una actividad del centro, aprobada por el Consejo Escolar, y ha procedido en consecuencia a acomodar el horario para que todos pudieran disfrutar del evento, con gran aprovechamiento pedagógico transversal, previo y posterior a la visita".

Además, según se ha destacado desde la Diócesis, "en todo momento se ha observado escrupulosamente la normativa vigente", es decir, que tenga "conocimiento" de la visita la Delegación Provincial de Educación de la Junta y "la Consejería competente, que con fecha de 9 de noviembre de 2010 autorizó de una vez por todas estas visitas".

Ello suponía la "inclusión de la visita en el Plan del Centro" correspondiente "al comienzo del curso, para ser aprobado por el Consejo Escolar", con la "participación de los padres, que en todos los casos han aplaudido la visita del obispo y han disfrutado junto a sus hijos, de la reunión con los alumnos de Religión Católica, disponiendose en ese momento otros espacios educativos para los alumnos que no han elegido esta opción".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.